Escúchenos en línea

2012 será un año muy difícil para presidenta tica

San José. dpa. | 29 de Diciembre de 2011 a las 00:00

El 2012 será un año cargado de retos y desafíos para el gobierno de la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, cuya popularidad sufrió una progresiva caída en los últimos meses, mientras sus adversarios critican una "ausencia de rumbo y liderazgo" en su administración.

Graves problemas de inseguridad ciudadana, arcas vacías y un creciente agravamiento de un diferendo fronterizo con la vecina Nicaragua, son piedras en el camino que la mandataria deberá superar el próximo año.

En mayo, Chinchilla, la primera mujerer en alcanzar la presidencia en Costa Rica, cumplirá los primeros dos de sus cuatro años de mandato.

El 2012 será un año complicado para el gobierno. Como lo marca la tradición de los últimos 50 años en Costa Rica, las aguas políticas ya comienzan a agitarse, de cara a los comicios generales previstos para febrero del 2014.

En medio de la agitación política, las labores de gobierno en este país centroamericano se complican, pues el Ejecutivo debe navegar con mucho tacto en medio de los intereses preelectorales.

Chinchilla gobierna un país donde una creciente inseguridad ciudadana y el aumento de la delincuencia desvelan a la ciudadanía.

La mandataria logró, antes de finalizar el 2011, que la Asamblea Legislativa aprobará un impuesto de 300 dólares anuales a las sociedades, dinero que será canalizado a fortalecer las acciones de vigilancia de la polícia, y para combatir la creciente presencia del narcotráfico internacional.

No obstante, fracasó en su intento de que el parlamento diera luz verde a un controvertido paquete de reforma fiscal, mediante el cual pretendía atraer recursos frescos a las arcas del Estado y encarar un elevado déficit fiscal, el más alto de América Latina.

Sin recursos suficientes, Chinchilla se ve atada de manos para impulsar las promesas que hizo durante su campaña política.

En el plano internacional, el gobierno deberá seguir lidiando con un diferendo que estalló en octubre de 2010 con Nicaragua, a la que Costa Rica demandó ante la Corte Internacional de la Haya acusándola de haber invadido un pequeño territorio fronterizo, que ahora ambos estados reclaman como suyo.

El incidente mantiene las relaciones bilaterales en franco proceso de deterioro, y en medio de una sórdida guerra de acusaciones y contracusaciones.

Hace una semana, Nicaragua contraacusó a Costa Rica ante La Haya, responsabilizándola de cometer graves daños ambientales en la ribera derecha del fronterizo río San Juan, con la construcción de una carretera de 160 kilómetros que corre, en un importante tramo, paralela a la vía acuática.

Para muchos costarricenses, aunque ya se acerca la mitad de su período, el gobierno de Chinchilla parece no haber arrancado aún.

La mandataria expresó hace una semana que el 2012 será un año lleno de retos para su administración y para el impulso de sus proyectos de gobierno.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play