Escúchenos en línea

Pato, golondrina y chorlito se suman a la lista de especies ticas

San José. La Nación. | 30 de Diciembre de 2011 a las 00:00

Un pato zambullidor, una golondrina y una especie conocida popularmente como chorlito. Estas son las tres aves que se integraron este 2011 a la lista oficial de especies de Costa Rica.

Así lo reveló el último reporte de la Asociación Ornitológica de Costa Rica (AOCR) en la Revista Zeledonia.

El reporte fue revisado y aprobado por científicos nacionales, entre ellos Gerardo Obando, Michel Montoya, Richard Garrigues, Johel Chaves, Óscar Ramírez y Alejandra Martínez.

Se publicó en el sitio web oficial de la asociación en www.listaoficialavesdecostarica.wordpress.com y cuenta con el apoyo del Departamento de Historia Natural del Museo Nacional.

Trío migratorio. La primera de las "nuevas adquisiciones" se llama Oxyura jamaicensis y se conoce como pato rufo.

Es un ave que vive primordialmente en lagos pantanosos y estanques.

Según coinciden los expertos, se trata de un espécimen que pesa entre 300 y 800 gramos, aproximadamente, y se encuentra desde Alaska hasta la Tierra del Fuego.

Estos patos son capaces de bucear y también nadar.

Tradicionalmente, ellos comen semillas y raíces de plantas acuáticas, insectos acuáticos y algunos crustáceos.

En el país, lo que se observó fue un individuo zambulléndose, nadando y también alimentándose en una laguna ubicada en una finca de langostinos en Carrillo, Guanacaste. El reporte lo hizo el costarricense José David Vargas, quien aportó a la Asociación Ornitológica Costarricense toda la evidencia.

La segunda especie que se integró al inventario nacional de aves este año es la conocida como Petrochelidon fulva.

No es una especie nueva para el mundo, pero no se había registrado antes en el país.

El ave pertenece a la familia de las golondrinas. Se le conoce como golondrina de cueva y ha sido descrita por los observadores y científicos en las Antillas Mayores (islas del Caribe), México y en el este de Estados Unidos.

Este animalito mide entre 12 y 14 centímetros y pesa apenas unos 20 gramos.

Se distingue físicamente porque tiene una tonalidad azul grisáceo entre la cabeza y la cola y en la garganta presenta un color más bien café claro.

Una de estas aves se observó en febrero pasado por Marc Giroud y Samuel Maas en un potrero ubicado en Colorado de Abangares, Guanacaste.

El reporte detalla que el individuo se encontraba acicalándose en un cable del tendido eléctrico junto con un grupo de otras golondrinas.

Finalmente, la tercera especie alada se denomina Pluvialis fulva.

Esta ave es conocida como chorlito dorado del Pacífico y está considerada por los expertos en riesgo de desaparecer.

No en vano, esta es parte de la llamada lista roja de especies en peligro de extinción de la Unión para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Es una especie de unos 23 a 26 centímetros de largo, que destaca por su tonalidad dorada y negra en la coronilla, entre la cabeza y la cola, más las alas. Algunos expertos recalcan que esta resalta porque tiene un rostro amarillento.

Este chorlito es una especie migratoria que se reproduce en la tundra del Ártico (desde el norte de Asia hasta el oeste de Alaska).

Se alimenta de insectos, crustáceos y algunas bayas. Se sabe que anida en el suelo, específicamente en área secas y abiertas.

Johan Fernández fue quien hizo el reporte de esta especie.

Él la vio en un dique en las salinas del Refugio Nacional de Vida Silvestre La Ensenada, que se encuentra en Chomes, Puntarenas.

Mucho por conocer. El investigador Michel Montoya -miembro del comité científico que aprobó estas adhesiones a la lista nacional- destacó que, aunque estas tres no son especies nuevas para la ciencia, sí es motivo de celebración detectar otros registros de aves en el país.

"Recordemos que hay muchísima gente investigando y haciendo avistamientos casi todos los días. Detectar nuevas especies para el país significa que se está trabajando más, pero que queda mucho por descubrir de la biodiversidad nacional", explicó el especialista en aves.

Por su parte, Gerardo Obando, líder de la Asociación Ornitológica de Costa Rica, sugirió que la riqueza natural de Costa Rica es un bien que aún no conocemos. "Cada año más gente se nos une con sus reportes, pero debemos incentivar más la exploración de todo el país", dijo.

Quienes deseen colaborar con el reporte de avistamientos de aves pueden buscar más información en la web de la Asociación.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play