Escúchenos en línea

Cárceles salvadoreñas están hacinadas

Agencia AFP. Desde San Salvador. | 20 de Marzo de 2007 a las 00:00
Las autoridades penitenciarias y de seguridad pública de El Salvador están alarmadas por el hacinamiento que existe en las cárceles salvadoreñas, atestadas con más de 15.000 presos, el doble de la capacidad instalada. "La efectividad de la policía ha sido grande, las cárceles del país están topadas (llenas). Tenemos a 15.260 internos, es más de lo que soporta el sistema, por lo tanto necesitamos urgentemente seguir construyendo infraestructura penitenciaria", aseguró en una rueda de prensa el ministro de Seguridad Pública y Justicia, René Figueroa. La Dirección General de Centros Penales (DGCP) maneja un total de 20 prisiones en todo el país, casi todas están con su capacidad real estirada al doble, salvo la cárcel de máxima seguridad de Zacatecoluca, a unos 56 km al sur de San Salvador, donde los presos no están hacinados. "La situación de los penales es grave por la gran cantidad de reos, sabemos que eso es un problema que hay que resolver en el corto plazo, pero necesitamos fondos, hay planes de construir dos nuevos penales y ampliar las instalaciones de otros para desahogar la situación", dijo a la AFP el director general de Centros Penales, Gilbert Cáceres. Las difíciles condiciones de hacinamiento han sido, en muchas ocasiones, el detonante de motines en cárceles que en algunos casos han dejado saldos mortales con el asesinato de reos. A inicios de enero pasado, un motín en la prisión de Apanteos, 66 km al oeste de San Salvador, dejó el saldo de 21 reos asesinados y una de las causas de esa situación fueron las condiciones de hacinamiento en ese lugar, además de que reos comunes son encerrados junto con pandilleros, una mezcla que ha causado problemas. La matanza en Apanteos fue la más grave ocurrida en poco más de dos años en las cárceles de El Salvador, pues en agosto de 2004 un total de 31 reos murieron y otros 23 resultaron heridos en un enfrentamiento entre pandilleros y presos comunes en la penitenciaria La Esperanza, ubicada en la periferia norte de San Salvador. "Centros Penales trata de cumplir su labor, pero también hace falta que el sistema judicial vaya evacuando su mora, pues hay reos que ya han cumplido un 70% de su condena y pueden optar por su libertad condicional y eso ayudaría a hacer espacio en los penales", agregó a la AFP el viceministro de Seguridad Pública, Astor Escalante. El hacinamiento carcelario ha sido criticado por representantes de organismos humanitarios que consideran que la sobrepoblación de reos "es un polvorín" en el sistema de prisiones. "Las cárceles son bombas de tiempo en donde en cualquier momento puede estallar la violencia por las deplorables condiciones de hacinamiento en que son mantenidos los reos, algo deben hacer las autoridades", opinó la procuradora de Derechos Humanos, Beatrice Alamanni.

Descarga la aplicación

en google play en google play