Escúchenos en línea

Indígenas refugiados en Bolivia retornan a Guatemala

Agencia AFP. Desde La Paz, Bolivia. | 24 de Marzo de 2007 a las 00:00
Beltrán Ramírez pasó más de dos décadas soñando con retornar a Guatemala de donde salió muy joven expulsado por la guerra civil , ahora regresa a su país con 49 años a cuestas y una familia de seis hijos. Otras 27 familias volverán a casa el 31 de marzo sin nada, como cuando llegaron. Estos 152 guatemaltecos, muchos de ellos nacidos en Santa Cruz, en el oriente boliviano, son los últimos repatriados y vivirán en el municipio caribeño de Livingston en el departamento de Izabal donde el gobierno de Guatamala les ha construido 30 viviendas y una escuela. Otras 17 familias que echaron raíces en Bolivia se quedarán. "Fue una vida triste, desesperada porque nuestro anhelo siempre fue volver", dijo Beltrán a la AP. Una comisión gubernamental de Guatemala está en Bolivia para registrarlos y preparar el regreso. La vicecanciller Marta Altolaguirre llegará esta semana para acompañarles en el viaje por avión que financió Alemania. Fidel García es el más anciano y tiene 70 años. "Un día me dijo: Hermana no me deje morir fuera de mi patria", recordó la monja católica Aidete Vicensi de la pastoral social del Arzobispado de Santa Cruz que por varios años ayudó a salir adelante a estos campesinos. Es posible que su regreso coincida con la visita del presidente Evo Morales a Guatemala para la III Cumbre de Pueblos y Nacionalidades Indígenas de América. El canciller David Choquehuanca dijo a la AP que el viaje del mandatario no está confirmado. Estos refugiados huyeron a Honduras en 1981 cuando su país se desangraba en una guerra que cobró 200.000 víctimas entre muertos y desaparecidos y 45.000 refugiados. Dos años después llegaron a Bolivia y se asentaron en las comunidades de Litoral y San Pedro, a unos 140 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz. Las tierras que les cedió el gobierno boliviano fueron arrasadas por inundaciones en 1992 y se convirtieron en cauce de ríos. Volvieron a perder cultivos en las recientes inundaciones. Aunque muy pocos conservan sus parcelas la mayoría acabó como jornaleros. "Son pobres y algunos están en la indigencia", dijo Vicensi. A pesar de que muchos no viven juntos, se mantuvieron unidos trazando planes para el regreso. El programa de repatriación se había cerrado pero lograron una excepción cuando una misión del gobierno de su país visitó Bolivia para la asunción de Evo Morales hace 14 meses. Conocen poco de la situación política de Guatemala y ni siquiera saben que la indígena premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, es candidata a la presidencia de su país. Quieren reencontrarse con los suyos y volver a sembrar frijoles, arroz y cosechar frutas. "Todo eso se extraña", expresó Beltrán.

Descarga la aplicación

en google play en google play