Escúchenos en línea

Arzobispo aprueba prohibición de ingreso a El Salvador de secta religiosa

Agencia AFP. Desde San Salvador. | 25 de Marzo de 2007 a las 00:00
El arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz, criticó este domingo las actividades de la iglesia Creciendo en Gracia, una secta cuyo máximo líder es el puertorriqueño José Luis de Jesús Miranda, a quien las autoridades han prohibido su ingreso a El Salvador. "Es algo inhumano el planteamiento de esta secta, por lo tanto es lógico que se defienda a la ciudadanía de esta agresión de personas poco cuerdas, pero además bastante maléficas", señaló Sáenz en una rueda de prensa tras oficiar la misa dominical en la catedral de San Salvador. La secta Creciendo en Gracia ha sido duramente criticada por distintos sectores en El Salvador, especialmente porque Miranda, su líder, se autodenominó el nuevo "Jesús hecho hombre", en una visita que hizo a San Salvador a finales de 2006. Asimismo, miembros de su secta en un par de oportunidades se dedicaron a romper y quemar públicamente ejemplares de la biblia católica aduciendo que "está plagada de mentiras" y porque "el pecado no existe", hecho que encolerizó a la iglesia católica salvadoreña. La iglesia Creciendo en Gracia nuevamente ha causado escándalo en el país luego que sus dirigentes locales promovieran entre sus miembros el tatuarse en alguna parte del cuerpo un 666, un número identificado en el Apocalipsis bíblico como "algo satánico", recordó Sáenz. Ante las acciones de la secta, las autoridades de Migración de El Salvador decidieron no permitir el ingreso al país del puertorriqueño José Luis de Jesús Miranda, máximo líder de Creciendo en Gracia. "No estará permitido el ingreso al país del señor Miranda, sus actividades no están acorde a las normas morales establecidas en el país y eso constituye una afrenta a la misma estabilidad social", señaló el director de Migración, Rafael Alvarez. Este domingo, supervisores de la Dirección General de Migración (DGM) llegaron a la sede de la secta Creciendo en Gracia en San Salvador para corroborar "que ningún extranjero estuviera en el lugar promoviendo sus creencias", explicó a la AFP una fuente de la DGM. "La actividad de esta secta no es un verdadero culto, el culto es un acto religioso y todas las religiones quieren el bien en la persona humana", remarcó Sáenz. En tanto, el líder local de Creciendo en Gracia, Vinicio Barrera -uno de los primeros en tatuarse un '666'-, declaró que "la religión católica corrupta que existe en éste país nos está cerrando el paso, pero seguiremos con nuestro ministerio y abriendo los ojos".

Descarga la aplicación

en google play en google play