Escúchenos en línea

«No somos adornos, somos protagonistas» afirman indígenas

Agencias PL y Notimex. Desde Iximché, Guatemala. | 26 de Marzo de 2007 a las 00:00
Dirigentes indígenas de Latinoamérica demandaron este lunes respeto a su identidad y abogaron por tener mayor protagonismo político, durante En el marco de la III Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala, que se realiza en el territorio maya quiché, jurisdicción de Guatemala. El encuentro inició este lunes en el Centro Ceremonial Iximché, antigua capital del reino maya Kakchikel, al oeste de la ciudad guatemalteca, sin la presencia del presidente boliviano Evo Morales y la Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, que habían anunciado su participación. En el encuentro participan representantes de etnias de Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Venezuela, Colombia, Brasil, Panamá, Nicaragua, Costa Rica, Guatemala, México, Estados Unidos y Canadá. "No estamos para folclorizar los Estados, no estamos para adornar. Queremos que se nos reconozca como actores, no queremos que nos invisibilicen, porque nosotros también hemos aportado mucho a la sociedad. Los pueblos indígenas no estamos para folclorizar la democracia. Exigimos ser constructores de esa democracia", afirmó la ecuatoriana Blanca Chancoso. Blanca Chancoso mencionó que otros propósitos de la Cumbre son elaborar de manera conjunta las estrategias para oponerse a los TLC que amenacen a su futuro, planteando alternativas al respecto, así como una agenda continental indígena. Emplazó a los países a ser respetuosos de la vida y reclamó el derecho de tener una "paz con justicia y dignidad". La dirigente ecuatoriano del pueblo kichua, reclamó el cese del despojo a los pueblos indígenas, expresó su rechazo a la militarización de sus comunidades y regiones, y demandó a los gobiernos que reconozcan los derechos de los pueblos originarios. "Tenemos el firme compromiso de seguir luchando por nuestros derechos colectivos, por la recuperación de nuestros recursos naturales, por la recuperación de la madre tierra. Y seguiremos luchando en contra del imperialismo", afirmó, a su vez, el guatemalteco Rodolfo Pocop, miembro del comité organizador de la cumbre. "Vamos a crear una plataforma política de participación para decir al sistema capitalista que no estamos de acuerdo con sus políticas de exclusión porque están aniquilando a la madre naturaleza", agregó el dirigente guatemalteco. Pocop también aseguró que esa postura será respaldada por el presidente boliviano, Evo Morales, en la marcha que cerrará la cumbre el próximo 30 de marzo en la capital guatemalteca. El encuentro tuvo como preámbulo una ceremonia maya donde el líder espiritual Leopoldo Méndez invocó al fuego y dijo que "los pueblos indígenas exigirán en esta cumbre una respuesta a quienes han cambiado el sentido de grandes inventos y creaciones indígenas americanas". Docenas de delegados indígenas del Continente Americano, manifiestan su disposición de luchar contra el imperialismo, la militarización, el saqueo de sus territorios y recursos naturales, y afirman que no puede hablarse de democracia, mientras se encuentren excluidos. La inauguración de la cita tuvo como invitado especial al canciller boliviano David Choquehuanca quien resaltó el momento de cambio que viven los pueblos indígenas. Choquehuanca, en representación del presidente Evo Morales, sintetizó el sentimiento de los participantes en el encuentro, en su decidida oposición a las políticas neoliberales, que destrozan el medio ambiente, criminalizan los movimientos sociales y constituyen un peligro latente para los pueblos indios. El canciller boliviano manifestó que son tiempos de cambios, donde es necesario volver al camino del equilibrio entre el hombre y la naturaleza, "son tiempos de pachacuti", finalizó. Anteriormente se realizaron dos cumbres indígenas del continente, la primera se celebró en Teotihucan (México), en el año 2000, y la segunda en Quito (Ecuador), en 2004. Los delegados indígenas, recordaron que fue durante la primera cumbre continental, que se celebró en Teotihuacán, México, del 26 al 30 de octubre del año 2000, cuando enviaron los mensajes de alerta a todos los pueblos indígenas en el mundo. En la primera cumbre, recordó Blanca Chancoso del Ecuador, se avizoró que con la firma de los Tratados de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos de Norteamérica, se vendría una cadena privatizadora de los territorios indígenas, una nueva era conocida como globalización. Desde esa ocasión, recuerda la líder indígena ecuatoriana, fue en la autoconvocatoria entre organizaciones de base, que se coincidió que la recuperación de los territorios ocupa un papel preponderante en la lucha de los pueblos indígenas. En la II Cumbre, en julio del 2004 en Quito, se reafirmó el compromiso de luchar por los derechos colectivos y en contra del imperialismo, manifestaron los organizadores del evento de Guatemala. En esta III Cumbre se estima que existen avances en la participación política indígena y ello se ve reflejado con el triunfo del Aymara Evo Morales, actual presidente de Bolivia. Se apuntó que esta Cumbre, tiene el reto de delinear los pasos que permitan elaborar la plataforma política de participación contra las políticas neoliberales que "aniquilan a la madre naturaleza: Si a la vida, no al imperialismo", sentenciaron. Al inicio de la Cumbre, se tenía un registro de más de 1,500 delegados, provenientes de Argentina, Bolivia, Perú, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Chile, Colombia, México, Estados Unidos, Canadá, Guatemala, Ecuador, Brasil, Panamá, Venezuela, Uruguay, Paraguay. Esto es, desde Alaska hasta la Tierra del Fuego. Posteriormente, los participantes en este evento se trasladarán a la capital guatemalteca para asistir a un encuentro con el presidente de Bolivia Evo Morales. "Hasta ahora nos han manejado por leyes hechas que se han hecho para robar nuestras tierras y territorios. Hoy estamos en pleno proceso de recuperación de nuestros recursos naturales, de nuestra identidad y de nuestros saberes", afirmó. Sin embargo, la gran ausente en la cumbre será la Premio Nobel de la Paz 1992, la indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, quien estará en Washington participando en una reunión con otros galardonados con esa distinción. La cumbre abordará varios ejes temáticos hasta el jueves que versan sobre Tierra y Territorio, Recursos Naturales, Autonomía y Libre Determinación, Diversidad, Plurinacionalidad y Desarrollo Integral, Conocimiento y Propiedad Intelectual, Organismos Bilaterales y Multilaterales. (OEA, Naciones Unidas, OMC, entre otros), Identidad y Cosmovisión, Estrategias de Alianzas, Organización y Participación Política de las Mujeres Indígenas, Democracia, Estado-Nación y Gobiernos Indígenas, Comunicación y Pueblos Indígenas, El impacto de la Globalización Neoliberal y la Militarización en Nuestros Territorios, Niñez y Juventud, Sistema Jurídico Indígena y acceso a la justicia, Globalización y Alternativas Económicas de los Pueblos.

Ceremonia Maya abre Cumbre

Con la ofrenda del fuego sagrado y las invocaciones de líderes espirituales en una solemne ceremonia Maya, comenzó hoy en Guatemala la Tercera Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala. En el centro ceremonial de la ciudad de Iximché los guías religiosos unieron resinas aromáticas, velas, cacao, maderas, flores y plantas, según los colores que representan los cuatro momentos del paso de la tierra alrededor del sol. De acuerdo con la cosmovisión maya, el fuego sagrado convierte a todos estos elementos de la naturaleza en una sola llama que tiene la virtud de poner en igualdad y armonía y dar fuerza a todos los presentes. Mientras las ofrendas eran consumidas, los oficiantes pidieron equilibrio, claridad y sabiduría para quienes participarán en las ponencias y discusiones durante los cinco días que durará el encuentro continental indígena. La cita tiene como objetivo analizar y buscar una posición común sobre los principales problemas que enfrentan los diferentes pueblos originarios de toda la región. Dentro de estos están los efectos negativos derivados de la aplicación en los últimos años de políticas de ajuste económico de tipo neoliberal, que dañan a las poblaciones, los territorios y los recursos naturales. También se analizarán temas como derecho indígena y acceso a la justicia, autonomía y libre determinación, identidad y cosmovisión, estrategias y alianzas para la toma del poder y organización y participación política de las mujeres. A la Cumbre de los Pueblos y Nacionalidades indígenas de Abya Yala asisten más de 300 delegaciones y unos tres mil 500 delegados de todo el continente, así como invitados de otras regiones del planeta. El término Abya Yala es el nombre propuesto para identificar a América Latina y a los territorios colectivos de las comunidades originarias. La sede del evento, la ciudad sagrada de Iximché, fue fundada alrededor de 1470 por los señores Kakchiqueles Juntoh y Bucubax y su nombre viene de las voces ixim, que significa maíz y che, árbol. Los españoles ocuparon el lugar en 1524 y fundaron allí la primera capital de Guatemala, pero apenas dos años después debieron abandonarla por la tenaz resistencia de sus pobladores originales. Desde entonces es considerada como un símbolo de la dignidad e identidad de los pueblos indígenas y su centro ceremonial es un lugar sagrado donde se realizan ceremonias de gran importancia. El presidente de Bolivia, Evo Morales, no asistirá a la cita, de acuerdo con fuentes oficiales locales, aunque los organizadores de la actividad consideran que sí se contará con su presencia en la jornada de clausura el viernes próximo. El ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Gert Rosenthal, dijo a periodistas que problemas de agenda impidieron la participación del presidente de Bolivia en la cumbre indígena de Iximché, Tecpán, departamento de Chimaltenango. El vicepresidente guatemalteco Eduardo Stein, por su parte, señaló que la ausencia se debería a cuestiones de seguridad, pues los organizadores pretendían que el presidente boliviano encabezara una marcha callejera al cierre de la cumbre indígena. A su vez, la Premio Nobel de la Paz, la activista indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, la otra figura invitada al evento, no asistirá debido a un compromiso "ineludible" de un viaje a Washington esta semana. La dirigente Juana Batzibal expresó a periodistas que la cita en Guatemala es propicia para "unificar acciones" y "fortalecer alianzas entre los pueblos originarios" del continente. Puntualizó que la reunión es un espacio para "analizar soluciones a los problemas sociales provocados por el colonialismo, los gobiernos conservadores y la globalización de la economía". "Bienvenidos a Iximché tierra milenaria de la pluriculturalidad maya", indicó en un comunicado la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC), una de las organizaciones patrocinadora de la cumbre. Indicó que "este evento es trascendental en la lucha y resistencia de los pueblos que durante 513 años han sufrido la discriminación, el racismo, la exclusión y el autoritarismo de los estados occidentales". "Esa historia que inició desde la invasión de nuestros territorios y sometimiento de nuestros antepasados, son los problemas estructurales que sufrimos hoy", destacó la CNOC. Denunció que en Guatemala, "las comunidades indígenas son desalojadas en forma constante de sus tierras por militares y escuadrones de la muerte que el Estado y gobierno actual organiza, financia y ejecuta".

Descarga la aplicación

en google play en google play