Escúchenos en línea

Diputados hondureños exigen continuar depuración de la policía

Tegucigalpa. Agencia PL. | 2 de Marzo de 2012 a las 00:00

El Congreso hondureño llamó este viernes a seguir el proceso de depuración policial iniciado hace tres meses, pese a la reciente dimisión del titular de la Dirección de Evaluación e Investigación de la Carrera Policial (Diecp), Oscar Manuel Arita.

La opinión generalizada de los congresistas es que la limpieza a lo interno de la Policía debe continuar sin sufrir ningún traspié, señaló este viernes el medio digital elheraldo.hn, al señalar que la renuncia de Arita dos días atrás ha encendido las alarmas en el Legislativo.

Referido a la Diecp, el parlamentario liberal Ángel Darío Banegas cuestionó el hecho de crear entidades para propósitos determinados, a las cuales luego no les otorgan el correspondiente respaldo presupuestario.

Una oficina creada para un trabajo tan riesgoso como es la purga en esa institución castrense necesita apoyo de la parte legal para proceder y de logística para actuar, comentó Banegas, citado por elheraldo.hn.

De su lado, el secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, convocó al Consejo Nacional de Seguridad Interior (Conasin) a una reunión de urgencia para decidir cuáles serán los candidatos que le propondrán al presidente Porfirio Lobo como posibles sucesores de Arita.

Según Bonilla, la salida de ese funcionario no entorpece la limpieza en el órgano policial.

El aún impune asesinato de dos universitarios el 22 de octubre último sirvió de detonante para poner en tela de juicio a la Policía, implicada en el crimen en el cual murieron Carlos Pineda y Rafael Vargas, hijo este de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Julieta Castellanos.

Castellanos denunció en reiteradas ocasiones que cuatro agentes vinculados al hecho de sangre estaban prófugos de la justicia desde una semana después de ocurrido el homicidio.

Tras la repercusión del asesinato de los jóvenes Pineda y Vargas, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) difundió que entre 2005 y 2010 recibieron 57 mil 923 denuncias, de las cuales ocho mil 31 fueron contra agentes hondureños.

A tales datos se añade que en los primeros siete meses de 2011 el Conadeh atendió mil 185 demandas contra uniformados de este país centroamericano, con una tasa de muertes violentas de 82 por cada 100 mil habitantes, considerada por la ONU como la más alta del mundo.

Hasta el cierre de 2011, la Policía Nacional contaba con casi 14 mil uniformados, acorde con cifras de la gerencia de recursos humanos de la Secretaría de Seguridad de esta nación.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play