Escúchenos en línea

Trabajadores del transporte salvadoreño reclaman seguridad

Agencia AFP. Desde San Salvador. | 27 de Marzo de 2007 a las 00:00
Los trabajadores y empresarios del transporte colectivo de El Salvador reclamaron este martes a las autoridades mayor seguridad ante la violencia que sufren y que en la última semana ha dejado la muerte de seis empleados del sector a manos de delincuentes que los extorsionan. "Aquí por más que pongan restricciones a las armas de fuego, si no andan constantemente detrás de los delincuentes esta situación no va a acabar, la delincuencia no nos da tregua, creo que es tiempo de que las autoridades hagan algo sino van a seguir asesinando a nuestra gente", aseguró el presidente de la Asociación de Transporte de Pasajeros (ATP), Joaquín Herrera. Una veintena de trabajadores de autobuses y microbuses de transporte colectivo fueron asesinados entre enero y el 27 de marzo, por lo general a manos de pandilleros o delincuentes comunes, según cifras de los empresarios de transporte. Solo en la última semana fueron asesinados cinco empleados y un empresario del sector de transporte público. El empresario Elmer Esaú Castro fue asesinado a balazos por dos desconocidos, presuntamente pandilleros, cuando conducía un autobús de su propiedad en las afueras de la ciudad de Quezaltepeque, a 25 km al noroeste de San Salvador. Otros cinco empleados de transporte colectivo fueron asesinados entre el 22 y el 24 de marzo en distintas zonas en la capital. "Ya no sabemos qué hacer pues nos sentimos desprotegidos, se hacen las denuncias a las autoridades pero los crimenes siguen. Hace falta que en verdad se actúe contra los delincuentes, la policía debe de actuar, debe de hacer más labor de vigilancia en zonas peligrosas", dijo el presidente de la Federación de Cooperativas de Transporte (Fecoatrans), Catalino Miranda. Según indagaciones de la Policía Nacional Civil (PNC), las muertes de estarían relacionadas a la negativa de pagar el impuesto que cobran las pandillas, explicó a la AFP una fuente de la institución. Unas 135 personas, entre choferes, cobradores y empresarios, fueron asesinadas a lo largo de 2006, según fuentes del sector. La PNC mantiene en algunas zonas de San Salvador un plan de viglancia en vehículos de transporte colectivo, sin embargo la medida no ha frenado la delincuencia. A diario hay denuncias de asaltos a mano armada dentro de las unidades de transporte. Hace una semana las autoridades decretaron una prohibición de porte de armas de fuego en el centro de San Salvador y en cuatro zonas periféricas de la ciudad, en un intento por frenar la delincuencia. La violencia dejó 3.928 personas asesinadas el año pasado, superando los 3.779 homicidios registrados en 2005.

Descarga la aplicación

en google play en google play