Escúchenos en línea

Aparece de nuevo golpe de Estado en léxico político de Panamá

Ciudad de Panamá. Notimex. | 18 de Marzo de 2012 a las 00:00
Como fantasma, la frase golpe de Estado resurgió en el léxico político de Panamá a raíz de la acusada insubordinación del ex jefe policial Gustavo Pérez por una decisión del Consejo de Gabinete sobre los estamentos de seguridad.
El político y ex jefe del Consejo de Seguridad, Menalco Solís, declaró a la televisión local que conjurar la palabra es abrir una caja de Pandora por lo que pudiera ocurrir en Panamá.
Recordó que en 1968 se decía que era imposible un golpe de Estado, pero el 11 de octubre de ese año, un grupo de oficiales desplazó a los civiles del poder para instalar una dictadura militar que se prolongó hasta 1989.
Ahora aquellos que dicen que es inimaginable (el rompimiento del orden Constitucional), cuidado que van a cometer el mismo error y falacia de los políticos de 1968 cuando todos juraban que nunca iba a haber un golpe de Estado, indicó.
La supuesta amenaza de quebrantamiento del orden fue revelada por el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, cuando el pasado miércoles dio marcha atrás en su decisión de renuncia irrevocable al cargo, luego de acusar de insubordinación a Pérez.
La crisis en los estamentos de seguridad se abrió el pasado 9 de marzo con la renuncia de Mulino en rechazo a la actuación ilegal e inconstitucional de Pérez por oponerse de manera pública a un nuevo régimen disciplinario para los estamentos de seguridad.
Pérez cuestionó al nuevo sistema al afirmar que sólo la policía juzga a la policía para generar el malestar de Mulino, cuyo partido Unión Patriótica, se unió el año pasado a Cambio Democrático, cuyo líder máximo es el presidente panameño Ricardo Martinelli.
Desde un primer momento, Martinelli apoyó a Pérez al anunciar antes de conocerse la renuncia de Mulino que el proyecto será reconsiderado por el Consejo de Ministros, quienes aprobaron el nuevo régimen para los estamentos de seguridad el 29 de febrero.
Para mantener a Mulino como aliado, el presidente trasladó a Pérez al Consejo de Seguridad, una oficina pequeña y limitada adscrita al Ministerio de la Presidencia y al encargado de ésta, Julio Moltó, lo designó como el nuevo jefe policial.
Mulino reveló que el subdirector de la policía, Eduardo Serracín, le advirtió que la institución cerraría filas en caso de prosperar el nuevo reglamento, lo que fue interpretado como una amenaza de romper el orden constitucional.
En el acto de traspaso de mando el pasado viernes, Martinelli admitió que una ceremonia de ese tipo hubiese causado consecuencias lamentables para todos los panameños.
Gustavo Pérez ha sido el mejor director de la Policía Nacional, sin Gustavo Pérez no hubiésemos logrado muchas cosas, dijo Martinelli durante el acto en que el funcionario dejó la jefatura policial.
A la tropa policial, Martinelli prometió que los reglamentos esos van a ser retirados para que sean discutidos por todos los estamentos de seguridad y no vamos a pasar nada hasta que todos estemos de acuerdo en lo que vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer.
El catedrático universitario Miguel Antonio Bernal consideró que el mandatario tuvo demasiados elogios para una persona que ha violado la Constitución y las leyes y guardó silencio ante las denuncias que involucran a miembros de la entidad.
La ministra de Trabajo, Alma Cortés, rechazó este domingo que haya existido un golpe de Estado técnico por el hecho de que se vaya a reconsiderar la norma disciplinaria para los estamentos de seguridad que contaba incluso con el apoyo de Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play