Escúchenos en línea

Renuncia director del Sistema Penitenciario en Guatemala.

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Guatemala. | 28 de Marzo de 2007 a las 00:00
El director del Sistema Penitenciario de Guatemala, Víctor Rosales, presentó este martes su renuncia irrevocable al cargo que ocupó durante dos meses, periodo en el que se registraron seis motines que dejaron nueve reos muertos. Rosales dijo en rueda de prensa que su dimisión es por motivos personales y para dar libertad a la ministra de Gobernación (Interior), Adela Camacho de Torrebiarte, quien asumió ayer, para que nombre a las nuevas autoridades. "Renuncio por los señalamientos sin fundamento que diputados hicieron hacia mi persona durante la interpelación del ingeniero Carlos Vielmann (ex ministro del Interior), así como por la salud de mi esposa, cuyo sistema nervioso se ha visto seriamente afectado", afirmó. El hasta este martes funcionario comentó que la situación en las prisiones es "difícil" y que en los dos meses que estuvo al frente del Sistema Penitenciario trató de dignificar al personal, sobre todo a los guardias, para evitar que cayesen en "las garras de la corrupción". Según Rosales, se mejoró el salario -los guardias devengan un sueldo promedio de 2 mil 500 quetzales (325 dólares) al mes, compró radios de comunicación- e implementó la nueva Ley del Sistema Penitenciario que promueve el trabajo y la educación del reo y prohíbe los negocios, los privilegios y la organización interna. El Sistema Penitenciario cuenta con apenas mil 300 guardias para dar seguridad a las 18 prisiones que están bajo su supervisión y en la que están detenidos unos 6 mil 900 reclusos por diversos delitos. Asumió el cargo el pasado 1 de febrero, un día después de que su predecesor, Alejandro Giammattei, renunciara para convertirse en el candidato presidencial de la oficialista Gran Alianza Nacional (GANA). Unos 6.900 reclusos están internados en las 18 cárceles del Sistema Penitenciario guatemalteco. Rosales admitió que en los dos meses que estuvo al frente del sistema carcelario se registraron unos ocho motines en los que murieron nueve reos, los últimos tres de ellos el pasado lunes en "El Infiernito" , localizada en el departamento sureño de Escuintla. Esa prisión junto a la de "El Boquerón" , situada en Santa Rosa (sureste) y el Preventivo para Hombres de la Zona 18, en la capital, son las cárceles que dan "mas problemas" por la falta de guardia e infraestructura, anotó. Rosales fue el que tomó la decisión de enviar a "El Boquerón" a cuatro policías guatemaltecos que habían sido detenidos como autores materiales de los asesinatos, el pasado 19 de febrero, de tres diputados salvadoreños y su chófer. Los cuatro policías fueron asesinados adentro de la prisión el pasado 25 de febrero. Rosales aseguró que el hecho de haber renunciado no implica que no pueda continuar colaborando con la Fiscalía en las investigaciones que realiza sobre las muertes que se han registrado en las cárceles donde se han producido los últimos seis motines. Entre los internos fallecidos durante las revueltas figuran los cuatro policías acusados del asesinato de tres diputados salvadoreños del Parlamento Centroamericano (Parlacen) y su chofer, el 25 de febrero, sólo tres días después de su aprehensión, en el interior de una cárcel de máxima seguridad.

Descarga la aplicación

en google play en google play