Escúchenos en línea

Centros educativos católicos protestan en San José

Agencia AP. Desde San José. | 28 de Marzo de 2007 a las 00:00
Cientos de alumnos de unos 20 centros educativos privados que conforman la Asociación de Educación Católica (Anadec) en Costa Rica marcharon este martes hasta la sede de Presidencia en protesta por un decreto que regula subvenciones del Estado. Junto a maestras, profesores, padres de familia y algunas monjas, los estudiantes se congregaron en el Colegio El Rosario, manejado por las Dominicas de la Anunciata, donde se ofició una misa antes de la marcha. Luego se instalaron frente a Presidencia, donde provocaron el cierre del tránsito vehicular. El motivo de la manifestación es un reciente decreto del gobierno que se aplicará el otro año y que obligará a los centros educativos a firmar un convenio con el Ministerio de Educación (MEP) para que esa entidad pueda fiscalizar el uso de subvenciones anuales por casi un millón de dólares. Además, el MEP tendría potestad para nombrar los docentes. Actualmente, los fondos se destinan sobre todo para el pago del personal en las escuelas y colegios, entre profesores, misceláneas y guardas, quienes además son escogidos por la dirección de los centros, no por el MEP. Carmen Estrada, directora de El Rosario y presidenta de la Asociación, lamentó que el reglamento se elaboró sin la participación de los colegios. En un comunicado, alertó que la medida podría significar el alza en cobros a los alumnos y hasta el cierre de algunos centros. Aunque la marcha se ubicó frente a Casa Presidencial, el mandatario Oscar Arias no se encontraba en el sitio pues participaba del Consejo de Gobierno junto a sus ministros en la localidad de Paraíso, a unos 40 kilómetros al sureste de la capital. El vocero del MEP, Jesús Mora, indicó a la AP que el jerarca de la entidad, Leonardo Garnier no ofrecerá declaraciones sobre el tema, como tampoco lo hará el arzobispo de San José, monseñor Hugo Barrantes, quien tendrá un encuentro el jueves con los docentes. En nuestra escuela a los niños se les cobra 2.500 colones por mes (4,8 dólares) y con eso se pagan otras cosas como el mantenimiento de unas instalaciones que son excelentes y si quitan la ayuda corremos el riesgo de que luego hasta la quiten del todo, manifestó a la AP la maestra Elisa Bedoya, de la escuela de Sión en Turrialba, a unos 70 kilómetros al este del país. Con la subvención del gobierno, la escuela, que opera hace 56 años y cuenta con 423 estudiantes, la mayoría de familias de pocos recursos, cancela el 100% de los salarios de todo el personal, pero en otros colegios y escuelas el porcentaje es menor.

Descarga la aplicación

en google play en google play