Escúchenos en línea

Parlamento hondureño no quiere ingreso de secta «diabólica»

Agencia ACAN–EFE. Desde Tegucigalpa. | 29 de Marzo de 2007 a las 00:00
El Parlamento de Honduras pidió al Gobierno prohibir el ingreso al país del puertorriqueño José Luis de Jesús Miranda, quien se proclama el "Jesucristo Hombre" y es líder de una secta religiosa, cuyos miembros se tatúan el 666. El Congreso Nacional aprobó anoche por el voto de la mayoría de sus 128 miembros una moción presentada por el diputado Antonio Rivera, del opositor Partido Nacional, informó hoy a la prensa el propio legislador. Rivera explicó que la moción, que no tiene fuerza de ley, será trasladada al Ministerio de Gobernación (Interior) para que ordene a la Dirección de Migración que prohíba que Miranda ingrese a Honduras por cualquier punto. Según el diputado, Miranda tendría previsto visitar Honduras a principios de abril próximo, por segunda vez, pues ya estuvo en el país en agosto de 2006. "No podemos permitir que este señor venga a engañar y dividir a la familia hondureña, este tipo de farsantes no puede venir a nuestro país", subrayó Rivera. Recordó que el Gobierno de El Salvador también ordenó la semana pasada una investigación contra los miembros de la secta con el fin de expulsarlos del país. La moción de Rivera fue apoyada incluso por diputados que son pastores evangélicos, aunque los cinco del izquierdista y minoritario partido Unificación Democrática (UD) se abstuvieron. "No tenemos elementos de juicio suficientes" para votar a favor o en contra, dijo a periodistas un diputado de UD, Tomás Andino. El presidente del Parlamento, Roberto Micheletti, del gobernante Partido Liberal, reconoció que la Constitución hondureña establece la libertad de cultos, pero señaló que Miranda "es un lépero" que suele "esquilmar a la gente pobre". Aunque también admitió que en Honduras ya hay sectas religiosas, algunas procedentes del extranjero, que "engañan" con aceites, ungüentos, arenas y cruces "milagrosas", Micheletti aseveró que "hay que empezar a ponerle un alto a estas cosas". En las últimas semanas se ha conocido que en países como Colombia, Costa Rica y El Salvador los seguidores de Miranda se tatuaron en sus cuerpos el "666", considerado en el libro del Apocalipsis de la Biblia cristiana como el símbolo del anticristo. Los seguidores de Miranda, cuya secta tiene sede en Miami (EEUU), afirman que el diablo "ya fue derrotado" y que el "666" no es un símbolo satánico, y también critican fuertemente los evangelios y las enseñanzas religiosas.

Descarga la aplicación

en google play en google play