Escúchenos en línea

Semana de religiosidad y asueto político en El Salvador

San Salvador. PL. | 7 de Abril de 2012 a las 00:00

Los fieles católicos se entregaron esta semana a las celebraciones religiosas, mientras parte de la población inundó centros recreativos en uno de los períodos tradicionales de vacaciones en El Salvador.

Los dirigentes de partidos y funcionarios de Gobierno, salvo los involucrados en actividades de protección civil y seguridad, se dieron también una tregua y dejaron temporalmente a un lado su agenda de trabajo.

Incluso, su presencia fue nula o imperceptible en los actos litúrgicos y las procesiones que recorrieron la capital y otras ciudades del país.

Las tradiciones religiosas, como las alfombras de sal, aserrín y colorantes en las calles, las comidas típicas de la fecha, retomaron el escenario de manera efímera, pero involucraron a centenares de personas en cada parroquia.

La capital vivió cada día como domingo, con una sensible disminución del tráfico vehicular y un ambiente de recogimiento, acentuado este viernes santo, cuando varias procesiones salieron a sus calles.

Las autoridades, en tanto, pusieron en marcha un vasto despliegue de agentes policiales, militares, personal de salud y de los cuerpos de socorro, unas 39 mil personas en total, para brindar seguridad y prevenir accidentes.

La portación de armas fue prohibida en lugares de celebración religiosa, centros recreativos y los municipios con mayores índices de violencia delincuencial.

Las medidas de prevención fueron incrementadas en las 28 playas del litoral del océano Pacífico e incluso los salvavidas solicitan a los veraneantes abandonar el agua a partir de las cinco de la tarde, cuando la visibilidad comienza a disminuir.

Los controles policiales en carreteras y avenidas han permitido también sacar de circlación a conductores temerarios, entre ellos una treintena de ebrios, que fueron detenidos y puestos a disposición de un juez por 72 horas.

Aunque aún no hay un balance final de los incidentes, la tendencia hasta ayer era de una disminución de fallecidos en percances viales y ahogados en el mar.

Según un reporte reciente, hasta el viernes habían muerto 17 personas en 301 accidentes vehiculares, dos por asfixia por inmersión y 251 lesionados.

Las medidas de seguridad en las playas fueron reforzadas a partir de este sábado, cuando se esperan mareas extraordinarias y olas hasta de 3,4 metros de altura por la influencia de la luna llena.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play