Escúchenos en línea

Guatemala vuelve la normalidad tras largo feriado

Ciudad Guatemala. PL. | 9 de Abril de 2012 a las 00:00

Tras un largo feriado por Semana Santa, Guatemala retoma este lunes el ritmo habitual de vida, marcado por una alta inseguridad y otros detalles tanto o más apremiantes.

La violencia estuvo a la orden del día desde el jueves pasado cuando los guatemaltecos materializaron un escape de la realidad, para celebrar sus ritos religiosos y tradiciones ancestrales.

El domingo disfrutaron de su último día de asueto y celebraciones sacras, y difícil es calcular cuántos devotos participaron en las más de mil procesiones en toda la nación, donde el 60 por ciento de la población se estima profesa el catolicismo.

Cada imagen, montada sobre una larga carroza, fue llevada en hombros por quienes esperaron el año entero por esa oportunidad, después de haber pagado un tributo, contados en cada caso por cientos en un recorrido de relevos.

Particularmente masivas son esas expresiones en esta capital, donde el Centro Histórico resultó abarrotado y a veces sin posibilidades de poder caminar si no es al lento paso de los cortejos.

En otro orden, cierto es que las cifras oficiales de muertos y heridos por la violencia y los accidentes hasta ayer estaban por debajo de las anteriores, pero se espera un aumento cuando este lunes sean definitivas.

Y no solo por eso, pues percances involuntarios ocurren donde y cuando quiera, sino porque los premeditados son en Guatemala cotidianos y la delincuencia no respeta siquiera el sagrado derecho del recogimiento.

Una emisora local de tintes sensacionalistas se regodeó con informaciones en vivo de sus reporteros en varios puntos del país centradas en cual o más cual acontecimiento de sangre, esos que engrosan la llamada crónica roja.

Muchos oyentes quedaban decepcionados porque esperaban escuchar, en cambio, bellas crónicas del esparcimiento gozado por sus compatriotas y ellos mismos en playas y otros centros turísticos.

Ahora los ciudadanos vuelven a sus actividades cotidianas, sean laborales, estudiantiles o de otro tipo, y pasarán revista con sus compañeros a las actividades desarrolladas durante las vacaciones.

Pero también comentarán sobre esos detalles que los agobian, como el alto costo de la vida, los bajos salarios o las difíciles oportunidades de empleo, el incierto futuro de la economía o de uno u otro escándalo con alguna figura pública como protagonista.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play