Escúchenos en línea

Cardenal arremete contra secta del anticristo en Honduras

Agencia AP. Desde Tegucigalpa. | 1 de Abril de 2007 a las 00:00
El arzobispo de Tegucigalpa, cardenal Oscar Andrés Rodríguez, criticó el domingo al puertorriqueño José Luis Miranda, que encabeza la secta Creciendo en Gracia, por promover manifestaciones religiosas callejeras en Honduras. "Sus seguidores (de Miranda) no están bien en su juicio, son seres humanos con problemas mentales y débiles espirituales", dijo el prelado a la estación local HRN. "Ellos no tienen su fe muy arraigada y se dejan llevar por leyendas... y es importante que conozcan la palabra de Dios para que puedan orientar sus vidas", añadió. Otros dos obispos también se refirieron al tema. "Miranda es un mentiroso y estafador", afirmó el obispo de Copán, Luis Alfonso Santos. Copán es una provincia al oeste del país. "Su filosofía es contradictoria porque asegura que el pecado no existe, que las personas deben vivir a su antojo y no en el marco de la ley de Dios. Pero el pecado si existe y por eso murió Jesús en la cruz", subrayó Santos tras calificar de "ignorantes y arrogantes" a los seguidores de Miranda por tatuarse el signo 666 en sus cuerpos. "Ese es el signo de la bestia y torna indigno a quien lo lleva", dijo. "Y ellos son enviados del diablo". Pero el autodenominado obispo en Honduras de Creciendo en Gracia, Eduardo Díaz, le dijo a la AP que "es incorrecto lo que dicen los líderes católicos porque el 666 es un símbolo de amor y prosperidad, y no es satánico... y nuestro Jesucristo Hombre (Miranda) vendrá a aclararnos esa situación". Más de 200 simpatizantes de Miranda marcharon el sábado por las calles de Tegucigalpa como anticipo a la llegada de su profeta prtevista para el 10 de abril, pero a quien el gobierno el viernes le prohibió la entrada a Honduras a petición del Congreso. Los manifestantes arrastraron crucifijos y luego los arrojaron a la basura. Vestidos de negro y con el 666 en sus espaldas y gorras, los manifestantes portaron pancartas con leyendas como "el pecado no existe" y "somos salvos". Sin embargo, no realizaron un concierto programado para el final de la manifestación en el parque central de Tegucigalpa, debido a que lo prohibió el alcalde capitalino Ricardo Alvarez. El puertorriqueño rechazado dijo en un principio que era Jesucristo, aunque luego cambió de parecer y afirmó que en realidad era el anticristo. "Ese hombre es un lépero y no debe venir a nuestra patria, donde no será bienvenido", dijo el presidente del Congreso, el liberal Roberto Micheletti, sobre Miranda. "Y no permitiremos que ese loco ponga un pie en nuestro territorio y tatúe a algunos compatriotas con el signo de la bestia", aseveró. En El Salvador, el gobierno ya prohibió el ingreso de Miranda, que lidera su secta en Miami. Miranda estuvo dos días en agosto en esta capital.

Descarga la aplicación

en google play en google play