Escúchenos en línea

Masiva concurrencia a «Festival Verdad» en El Salvador

Agencia AFP. Desde San Salvador. | 1 de Abril de 2007 a las 00:00
Con la participación de más de 10.000 personas concluyó la madrugada del domingo en San Salvador el Festival Verdad, que recordó a los mártires asesinados por militares y escuadrones de la muerte en los años 1980 y denunció la impunidad prevaleciente en el país. La X edición del Festival, realizado en la jesuita Universidad Centroamericana (UCA) y en el que participaron grupos musicales salvadoreños y extranjeros, se desarrolló en un ambiente de tranquilidad y un tributo a María Julia Hernández, la directora de la oficina de Tutela Legal del Arzobispado, quien falleció el viernes. Hernández, quien sin atender a las amenazas de muerte denunció con fuerza las atrocidades cometidas por los militares y escuadrones de la muerte, era considerada como "la madre de las víctimas". En la tarima principal donde se presentaron los artistas figuraban las fotos del asesinado arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, y de Rutilio Grande, primer sacerdote asesinado el 12 de marzo de 1977, así como las de Rufina Amaya, fallecida el pasado 9 de marzom y de María Julia Hernández. "María Julia no les dio ni les dará tregua. En vida derramó en esta tierra su dignidad para dignificar a las víctimas y con ella revertir la historia de la maldad", exclamó el director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA, Benjamín Cuéllar. Al refirse a la X edición del Festival Verdad, Cuéllar dijo que "son diez años de estar insistiendo en buscar la verdad para hacer justicia y que haya paz en El Salvador". Por su parte, la alcaldesa de San Salvador, Violeta Menjívar, destacó que el Festival Verdad "se convirtió en una institución que defiende la búsqueda de la justicia, de la verdad y de la paz en nuestro país". "Esta décima edición del Festival Verdad sin lugar a dudas estamos declarándola especialmente a nuestra querida María Julia Hernández", enfatizó la alcaldesa. Según la alcaldesa de San Salvador, Hernández "fue una intransigente con los victimarios y también intransigente con los que todavía no quieren impartir justicia". El rector de la UCA, José María Tojeira, destacó la participación de los grupos que con su música "ayudan a desalambrar todo tipo de injusticia como dice (el uruguayo) Daniel Viglietti". "No vamos a parar (el Festival Verdad) hasta que esto cambie y cambie a favor de los pobres, de las víctimas, de los débiles", exclamó Tojeira. El rector de la UCA, dedicó también un espacio de su breve discurso a Rufina Amaya, la única sobreviviente de la masacre de El Mozote, donde más de mil campesinos fueron ejecutados en diciembre de 1981 por un batallón del ejército que fue adiestrado en Estados Unidos. "Rufina, una campesina semianalfabeta, supo derrotar a Estados Unidos cuando decían que en El Mozote no había pasado nada y hubo ahí una de las mayores masacres. Esta mujer salvadoreña les ganó a todos", dijo Tojeira. A pesar la que la sangrienta guerra civil en El Salvador, que duró 12 años y concluyó hace 15, todos los crímenes cometidos quedaron impunes por la ley de amnistía aprobada por el Congreso en 1993. La delincuencia y la violencia pandillera dejan a diario en el país un promedio de 10 homicidios, que en su mayoría quedan en la impunidad ante el temor de los testigos de correr la misma suerte. Además de grupos musicales nacionales, actuaron los mexicanos de Panteón Rococó, el duo nicaragüense Guardabarranco y los solistas Daniel Viglietti (Uruguay) y María Inés Ochoa, la hija de Amparo Ochoa, la famosa cantante mexicana que empleó la música para defender temas sociales.

Descarga la aplicación

en google play en google play