Escúchenos en línea

ONG ambientalista tica rechaza que estudio sobre caso Crucitas sea especulativo

San José. Elpais.cr | 21 de Abril de 2012 a las 00:00

La organización ambientalista Neotrópica rechazó acusaciones sobre la solidez técnica del informe de la valoración de los daños ambientales del proyecto minero Crucitas, realizados por representantes de la transnacional canadiense Infinito Gold.

El pasado viernes 13 de abril, Fundación Neotrópica presentó su informe de la Valoración Económico Ecológica de los daños ambientales en las fincas pertenecientes a Industrias Infinito S.A (IISA), en relación a lo que se ha conocido como el Proyecto Crucitas, que se pretende construir en San Carlos, Alajuela, a tres kilómetros de la frontera con Nicaragua.

"Es claro que un informe de este tipo va a generar reacciones diversas entre los actores del conflicto, tanto demandados como demandantes", expresó el Director Ejecutivo de Fundación Neotrópica, Bernardo Aguilar, ante declaraciones de grupos ambientalistas involucrados y de la empresa.

"Decir que nuestro informe es especulativo sin leerlo no es aceptable, en tanto todo el trabajo realizado está fundamentado en datos de excelente calidad", señaló Aguilar ante las reacciones de Infinito Gold sobre el informe.

"Se llama especulativo a un estudio que no se basa en datos reales. En este caso se han utilizado datos creíbles y precisos que verifican los cambios en la cobertura del suelo entre el 2005 y 2010 que provienen de imágenes satelitales con un alto grado de precisión", continuó Aguilar.

El estudio fue ya recibido y recientemente aprobado por el MINAET por lo que Neotrópica publicó el documento en su sitio web para que pueda ser consultado y analizado como corresponde.

"La valoración no depende de la entrada a las fincas para su validez, pues debe analizar datos históricos para determinar el daño en el tiempo. Ello es así pues el Tribunal Contencioso marcó como inicio de la contabilidad del daño el permiso de cambio de cobertura del 2008. La razón por la que se debe entrar a las fincas es para actualizar y medir la evolución del cambio en la cobertura del suelo verificada ya entre el 2005 y 2010 y verificar si la situación sigue estable o se ha agravado desde esa fecha hasta hoy", dijo Aguilar.

El informe responde a la solicitud directa de la Procuraduría General de la República al MINAET, para definir un monto de los daños ambientales y costos de restauración en las fincas propiedad de la minera canadiense.

"La razón por la que se evalúan los cambios en las 15 fincas es porque esas son las fincas en las que IISA solicitó autorización para el cambio de cobertura del suelo y para las cuales recibió autorización por parte del Área de Conservación Arenal Huetar Norte." explicó Aguilar.

"Esta área efectivamente es más grande que el área de la concesión. Esa extensión de medición del daño la ha determinado el mismo Tribunal Contencioso Administrativo en tanto anuló todas las resoluciones y permisos en los que se fundamentó el proyecto", añadió.

Aunque la empresa aduce que no todas las fincas son de su propiedad, ese aspecto no es relevante para analizar los efectos de los cambios en la cobertura del suelo en las propiedades, pues la empresa sí cuenta con derechos de usufructo que la habilitaban para cambiar la cobertura del suelo.

Ante cuestionamientos sobre la imparcialidad de Neotrópica, en relación a su clara oposición al proyecto minero durante el desarrollo del conflicto, Aguilar señaló "nuestra oposición a la forma en que se presentaba el proyecto anteriormente se debía a que no considerábamos que se hubiese hecho una adecuada evaluación económico-ecológica de los potenciales daños ambientales. Nuestra posición nunca fue de oposición irracional y, en este caso, nuestro papel es técnico y avalado por terceras partes que no tienen por qué ser acusadas de parcialidad".

Aguilar también afirmó "nuestro compromiso con el MINAET y el país es de una posición técnica, razonable e imparcial."

El Director de Neotrópica aclaró que ni en el informe de la valoración ni en su presentación, se aseveró que las fotografías donde se observa corta de madera correspondieran a fincas de IISA. Las fotos se utilizaron para demostrar la dinámica del cambio en la cobertura del suelo en la zona y justificar la urgencia de una verificación de campo, para efectivamente corroborar si esta actividad extractiva se estaba realizando dentro o fuera del área del conflicto.

"De hecho, conforme consta en el reporte de la inspección del Área de Conservación Arenal Huetar Norte, colaboramos con el material base para la verificación que se realizó", finalizó Aguilar.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play