Escúchenos en línea

Enojo de EE.UU. por congreso por Puerto Rico en Panamá confirma estrategia anticolonial

San Juan. PL. | 24 de Abril de 2012 a las 00:00

El enojo de Estados Unidos por la realización en Panamá del Congreso Latinoamericano y Caribeño por la Independencia de Puerto Rico, evidencia que Washington está hoy en día a la defensiva en su ambición de mantener a esta isla como su colonia.

El presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos Martínez, al hacer esta valoración, afirmó que esto demuestra la certeza de la estrategia de presionar al gobierno estadounidense en el plano internacional.

A la vez, el exsenador llamó a votar por el No en la consulta plebiscitaria de noviembre próximo respecto a mantener el actual estatuto colonial con Estados Unidos.

"Lograr un triunfo del No en el próximo plebiscito (servirá) para desacreditar y derrotar de una vez y por siempre el argumento norteamericano del colonialismo por consentimiento", estableció el líder independentista puertorriqueño.

En documentos divulgados por WikiLeaks, el embajador estadounidense en Ciudad de Panamá, William Eaton, evidenció en comunicación al Departamento de Estado la molestia que le causó que el entonces mandatario panameño Martín Torrijos, abrazara la causa de la independencia de Puerto Rico.

"Por un siglo nuestras aspiraciones sobre la independencia de Puerto Rico han sido parte de una deuda moral y cultural que se remonta a Simón Bolívar y José Martí, pero que hasta ahora no hemos sabido honrar", manifestó Torrijos en su discurso de noviembre de 2006 a los delegados reunidos en la capital panameña.

Para Berríos Martínez estas revelaciones "constituyen una valiosa lección para la lucha de liberación nacional de Puerto Rico".

"Las manifestaciones de Torrijos como orador principal en el Congreso Latinoamericano y Caribeño por la Independencia de Puerto Rico constituyeron una expresión de apoyo contundente a la causa en un exitoso encuentro al cual asistieron más de treinta y tres partidos políticos de toda América Latina", refirió.

Aseguró que la molestia expresada por el embajador de Estados Unidos y por el Departamento de Estado con un gobernante considerado un buen amigo de Washington se convirtió en una señal de los tiempos por venir.

"Es muestra fehaciente de que la opinión de la comunidad internacional, en particular la de Latinoamérica y el Caribe, concentra la atención del gobierno de Estados Unidos sobre el tema de Puerto Rico", anotó.

Para Berríos Martínez esto marca una tendencia regional en que cada día más gobiernos latinoamericanos amigos de Estados Unidos se comprometen con creciente intensidad con los grandes temas de reivindicación continental.

El dirigente socialdemócrata puertorriqueño enumeró la causa de las Malvinas Argentinas, el bloqueo contra Cuba y la descolonización e independencia de Puerto Rico como asuntos a mantener en la agenda permanente.

Añadió que a pesar del patético intento de intimidación, el gobierno de Torrijos respondió instruyendo a su embajador en Naciones Unidas a que compareciera ante el Comité de Descolonización en 2008 para oficializar la posición a favor de la independencia de Puerto Rico.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play