Escúchenos en línea

Sindicatos panameños reivindican su derecho al 1 de mayo

Ciudad de Panamá. PL. | 1 de Mayo de 2012 a las 00:00

Obreros panameños sindicalizados reivindicaron su derecho a conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores este martes con una protesta en el capitalino Parque Porras contra el adelanto del asueto por la jornada decretado por el Gobierno.

La medida fue considerada un insulto de la administración de Ricardo Martinelli y una estrategia orientada a restar importancia a la efeméride, en la cual los trabAjadores exigirían un alza general de salarios, el menor costo de la vida y la lucha contra la corrupción.

Según el Decreto Ejecutivo, el Gobierno transfirió para el lunes 30 de abril el descanso obligatorio concerniente al 1 de mayo y ordenó el cierre de las oficinas públicas y privadas a nivel nacional, reportó la televisora panameña TVN.

La medida abre una oportunidad para el desarrollo del turismo interno a nivel nacional y la convivencia familiar, teniendo en cuenta el puente que se ocasiona tras el fin de semana, esgrimió la Secretaría de Estado de Comunicación.

Sin embargo, los cuestionamientos se sucedieron porque este día se rinde homenaje en todo el mundo a las víctimas de la masacre de Chicago, Estados Unidos, de 1886, donde varios sindicalistas fueron ejecutados por las huelgas en demanda de la jornada laboral de ocho horas.

Esto es una provocación. Desde una visión empresarial, lo que él (Martinelli) está haciendo es querer romper con la tradición del 1 de mayo, añadió Mariano Mena, secretario general de la Central de Trabajadores de Panamá.

El dirigente de la Federación Nacional de Asociaciones de Servidores Públicos, Alfredo Berrocal, expresó que con esa disposición el gobernante sólo pretendió desvirtuar la marcha anunciada para este martes por las organizaciones obreras y profesionales.

Esto es un insulto a los trabajadores. El 1 de mayo es innegociable para la clase obrera panameña y del mundo, afirmó el secretario general del amplio sindicato de la Construcción, Saúl Méndez.

En su opinión, esta no fue más que una táctica dilatoria para enredar a la población, generando temas polémicos para desviar la atención del escándalo de corrupción por supuestos sobornos de una firma italiana para construir cárceles en este país y en los cuales está envuelto el mandatario.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play