Escúchenos en línea

Congreso guatemalteco entra en receso sin sesión final

Ciudad Guatemala. Agencia PL. | 16 de Mayo de 2012 a las 00:00

El Congreso de Guatemala entró en su receso reglamentario por mediados de año y ni siquiera pudo realizar la sesión ordinaria final.

Nuevamente hubo falta del quórum necesario para efectuar la reunión, pues de los 158 diputados solo asistieron al recinto 65 y en vano aguardaron por un comienzo que nunca fue efectivo.

Pero no fue muy larga la espera, pues a los 25 minutos fue declarada la nulidad al no llegar a las 80 bancas ocupadas indispensables para iniciar la labor en plenaria.

El bloque del gubernamental Partido Patriota y el del opositor y muy problemático Libertad Democrática Renovada estuvieron bien representados por sus parlamentarios, mas los demás brillaron por su ausencia.

Frente al edificio, por una relevante calle del Centro Histórico, desfiló el martes una manifestación de inconformes y ese fue el argumento mayoritario de los congresistas para justificar la no presencia o, dijeron algunos, llegar cuando ya era tarde.

Ahora queda una Comisión Permanente para trabajar durante el receso y su único acuerdo fue convocar a dos sesiones extraordinarias como mínimo.

Una pretende dedicarla a la elección del procurador de derechos humanos, de entre una terna escogida por sus supuestos méritos y probidad, y la otra para conmemorar de manera solemne el llamado Día de la Institucionalidad.

Nada más, por el momento, se propone para este periodo hasta agosto, cuando regresarán los diputados de sus vacaciones -tal vez cansados de tanto ocio- y les será difícil volver a arrancar, a pesar de tener muchos asuntos pendientes.

De ellos puede citarse la aprobación con carácter de urgencia en el pleno de tres préstamos internacionales que en conjunto suman 189 millones de dólares.

Si no se llega rápido a una definición existe el riesgo de vencer el tiempo establecido y perder los créditos, dos de ellos del Banco Interamericano de Desarrollo.

Según lo divulgado, el primero servirá para el programa de apoyo a inversiones estratégicas y transformación productiva, mientras el segundo beneficiará al de agua potable y saneamiento para el desarrollo humano.

El último estará destinado al proyecto denominado de mejoramiento de zona de paz (II), el cual otorga la Agencia de Cooperación Internacional de Japón.

Desde la instauración de la nueva legislatura, el 14 de enero pasado, los diputados estuvieron inmersos en una interpelación el 57,1 por ciento de su tiempo y el resto lo invirtieron en conocer iniciativas de leyes.

Apenas 10 normas vieron los congresistas y las aprobaron, mientras se desgastaron en sesiones improductivas y discusiones estériles alentadas por diferencias políticas, como aseguran los analistas consultados.

En este lapso la Junta Directiva programó 21 sesiones ordinarias, de las cuales 12 fueron usadas para el interrogatorio al ministro de Finanzas Publicas, Pavel Centeno, un estancamiento que dura desde el 16 de febrero y a nada condujo.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play