Escúchenos en línea

Inequidad incide en acceso al agua en El Salvador

Agencia PL. Desde San Salvador. | 5 de Abril de 2007 a las 00:00
El acceso al agua en El Salvador marca la frontera de la pobreza, la desigualdad social, de género y de las posibilidades de desarrollo personal, afirmó hoy el Centro para la Defensa del Consumidor. La pobreza es causa principal de la exclusión en el acceso seguro y suficiente al recurso, lo cual es exacerbado por la ausencia de políticas nacionales apropiadas, sostuvo la organización civil en un informe. El texto reflejó que la deforestación, la degradación de los suelos y la contaminación de las aguas superficiales y subterráneas limitan la capacidad para recaudar y aprovechar el vital líquido y la calidad del servicio en el territorio. La manipulación inadecuada de las aguas residuales agrícolas e industriales, el tratamiento deficiente en los hogares, el lanzamiento de desechos sólidos a las fuentes de abasto y los débiles controles sanitarios inciden en la grave polución, agregó. Datos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo reflejan que los desechos domésticos, industriales, agroindustriales y agrícolas siguen siendo las principales fuentes de la contaminación del agua superficial y subterránea en El Salvador. Sólo 82 de los 262 municipios del país cuentan con servicios de alcantarillado sanitario y en las zonas urbanas entre el dos y el tres por ciento de las aguas residuales reciben algún tipo de tratamiento antes de ser lanzadas a ríos o quebradas. No obstante los altos niveles de lluvia durante varios meses, la problemática tiende a agravarse, mientras que la mayoría de los salvadoreños viven un estrés hídrico, opinó el diario Colatino. De acuerdo con la publicación sólo el 60 por ciento de la población tiene acceso al agua a través de cañería dentro o fuera de la vivienda, el siete por ciento la obtiene por la del vecino y el 11 por ciento mediante un pozo común o privado. A tales estadísticas, destacadas por los investigadores, se añade un ocho por ciento de familias que adquieren el recurso mediante una pila o chorro público y el porcentaje restante la consigue a través de camiones, ríos, quebradas o cualquier otro medio. El Centro precisó al mismo tiempo que la cobertura del servicio de agua potable a partir de cañerías dentro y fuera de la vivienda es del 75 por ciento en el área urbana y apenas del 34 por ciento a nivel rural. Mas estar conectado a la red de cañerías no significa que los ciudadanos obtengan beneficios permanentes y adecuados, pues en varios lugares el recurso llega durante pocas horas y menos de siete días a la semana.

Descarga la aplicación

en google play en google play