Escúchenos en línea

Decomisan cargamento de armas de guerra en Costa Rica

Agencia AFP y Diario La Nación. Desde San José. | 5 de Abril de 2007 a las 00:00
Oficiales de policía costarricense decomisaron este jueves un gran cargamento de armas de guerra, el cual estaba destinado presuntamente a la guerrilla colombiana, informaron fuentes policiales. Entre las armas decomisadas figuran ametralladoras, pistolas y otras armas de uso común en los conflictos armados, según las fuentes policiales. El decomiso en la zona norte del país, cerca del límite con Nicaragua, dijeron las fuentes. El viceministro de Seguridad Pública, Rafael Gutiérrez, confirmó la captura de un colombiano, dos particulares costarricenses y tres oficiales de la Fuerza Pública como sospechosos de la tenencia de una gran cantidad de armas de guerra y municiones. El arsenal estaba oculto en una quinta ubicada en Santa Eulalia de Atenas, provincia de Alajuela, la cual fue allanada la mañana del jueves santo por las autoridades. Según Gutiérrez se trata de armamento que muy probablemente tenía como destino la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según señalan las investigaciones que venían realizando desde hace unos 15 días. En el arsenal hay fusiles AK47, rifles galil, pistolas y más de 50.000 balas para esas armas. La propiedad donde fue encontrado el arsenal pertenece a Wilbert Chacón, quien se presentó a este lugar voluntariamente, a las 11 a. m., para inspeccionar la residencia. Chacón, dijo estar sorprendido por el decomiso y la policía descartó cualquier participación de este empresario en el tráfico de armas. Según contó Chacón, él alquiló el inmueble hace dos meses, pero por recomendación de las autoridades no reveló la identidad de a quienes fue alquilado. La quinta está ubicada en un sector muy poco transitado y alejado a la calle principal de Atenas. Algunos vecinos dijeron haber visto a dos de los ahora detenidos en negocios de la zona, incluso en una gallera donde apostaron fuertes sumas de dinero. Los policías, cuyas identidades tampoco han trascendido, trabajan en la Fuerza Pública desde hace seis años y están asignados a delegaciones de San José. Los ahora sospechosos inicialmente alegaron haber sido secuestrados, versión que no es creíble según palabras del viceministro de Seguridad Pública.

Descarga la aplicación

en google play en google play