Escúchenos en línea

Purga masiva en la Policía de Guatemala

Agencias ACAN–EFE y AFP. Desde ciudad Guatemala. | 14 de Abril de 2007 a las 00:00
Con la destitución de unos 600 agentes señalados de actos anómalos y el cambio completo de los principales jefes y comisarios, el Gobierno guatemalteco empezó un "profundo" proceso de reestructuración y depuración de su Policía Nacional Civil (PNC). El presidente guatemalteco, Óscar Berger, dijo hoy, sábado, a periodistas que los destituciones se harán efectivas a partir del próximo lunes, luego de que la Corte de Constitucionalidad, máximo tribunal de este país, emitiera el pasado jueves una resolución en la cual dio luz verde a las autoridades para los despidos. La Corte falló a favor de suspender de forma parcial un artículo de una ley que regula las huelgas de los trabajadores estatales, el cual prohibía al gobierno destituir, aun con causa justificada, a los agentes de la PNC. Ese proceso será dirigido por la ministra del Interior, Adela de Torrebiarte, quien desde la semana pasada inició la reestructuración de la PNC al nombrar a los nuevos jefes y comisarios de esa institución y destituir a unos veinte militares retirados que asesoraban a las principales direcciones policiales. Las autoridades de seguridad de Guatemala destituyeron a 20 militares que habían sido contratados por la Policía, en el marco de una reestructura policial que pretende "rescatar la institucionalidad" de ese cuerpo, según dijo la ministra de Interior, Adela de Torrebiarte. El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Julio Hernández, aseguró que los militares, contratados como asesores, fueron retirados de sus cargos y en su lugar se nombraron a policías de carrera ante el ineficiente trabajo mostrado. "Su trabajo (el de los militares) no había sido muy eficiente y preferimos nombrar a policías en esos puestos", añadió. Entre tanto, el vicepresidente del país, Eduardo Stein, indicó que también como parte de la reestructuración de la PNC, la institución realizará una evaluación, con el apoyo de expertos internacionales, en mandos superiores y medios para determinar si son honestos y capaces. "El objetivo es asegurar que quienes estén al mando de las dependencias de la policía sean personas honestas y capaces", precisó Stein. El pasado miércoles la ministra de Torrebiarte anunció que los militares que trabajaban en la institución serían destituidos con la intención de "rescatar la institucionalidad" de la Policía. Las autoridades consideraron urgente depurar la policía después que cuatro agentes fueron detenidos por el asesinato de tres diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano (Parlacen) y su chofer, en febrero, dejando al descubierto la penetración del crimen organizado en la institución.

Descarga la aplicación

en google play en google play