Escúchenos en línea

Miles participan en misa en honor al Divino Salvador del Mundo

San Salvador. La Prensa Gráfica. | 6 de Agosto de 2012 a las 00:00

Este 6 de agosto, los feligreses católicos de El Salvador finalizaron las festividades en honor al patrono, Divino Salvador del Mundo, con la celebración de una misa solemne en las afueras de la Catedral metropolitana.

Cientos de personas se dieron cita desde tempranas horas de hoy, para ser parte de esta tradicional eucaristía, presidida por el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar.

La homilía estuvo centrada en la petición de paz para el país y sobre todo en la solicitud de acuerdo entre los partidos políticos y la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para poner fin al conflicto de poderes, originado desde el 5 de junio, cuando la Sala de lo Constitucional pidió nueva elección de magistrados, generaciones 2006 y 2012.

La inconstitucionalidad de los nombramientos fue fundamentada, en que una legislatura no puede elegir dos veces a los miembros de la CSJ.

Para mañana está programado el octavo encuentro entre políticos y el mandatario salvadoreño, Mauricio Funes, en el que se espera llegar a un acuerdo para finalizar el conflicto.

A la misa también asistieron los obispos de la Conferencia Episcopal, miembros de la comunidad Eclesiástica, Constantino Barrera, quien tomó posesión hace dos días en su diócesis de Sonsonate, políticos y el alcalde de San Salvador, Norman Quijano.

Este acto pone punto final a las celebraciones en honor al patrono de El Salvador, quien, de acuerdo a los pasajes de la Biblia, se presenta, en esta celebración, ante que los que no creían en Jesús, este acto es conocido como la Transfiguración de Jesús, pasaje relatado en los evangelios de San Mateo, San Lucas y San Marcos.

"Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a Juan , hermano de Santiago, y los llevó aparte a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él. Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías. Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia, a él oíd. Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor. A partir de ahí los apóstoles que no creían en él lo hicieron", reza el Evangelio según San Mateo 17,1-6.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play