Escúchenos en línea

Sigue polémica sobre concesión en Costa Rica

San José. Agencia PL. | 8 de Agosto de 2012 a las 00:00

Ante el primer fallo del Tribunal Contencioso Administrativo sobre la concesión para construir una terminal de contenedores en el Caribe costarricense, el Gobierno y el Sindicato de Portuarios mostraron caras opuestas, comentó este miércoles el sitio digital aldia.cr.

Los jueces declararon sin lugar la solicitud sindical que pretendía anular la concesión y el contrato con la firma holandesa APM Terminals, lo que fue celebrado como una excelente noticia por la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

Esto nos ayudará a seguir trabajando por el desarrollo, además de sacar a Costa Rica del vergonzoso sitial que ocupa en materia portuaria a nivel mundial, dijo Chinchilla, para quien esa inversión significa un impulso para tener puertos de primera clase y garantizar empleos en la zona caribeña.

Pero el secretario de prensa del sindicato portuario, Liroy Pérez, dijo que el fallo del Tribunal sólo los descalifica en la demanda al decir que no estaban participando en el proceso de concesión y que acudirán a los Tribunales de Casación para apelar pues tienen en trámite otras dos demandas.

Aclaró que el sindicato no está contra APM pero considera que si les dan el negocio total y dejan a la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) indefensa, esa sería su ruina y llevaría al despido de más de mil trabajadores del puerto de Limón.

El gobierno otorgó la concesión de exclusividad a la compañía holandesa APM Terminals para construir un nuevo muelle para contenedores en el puerto de Limón, por el cual circula el 80 por ciento del comercio exterior del país.

La nueva terminal, con una inversión de mil millones de dólares, se encuentra en etapa de diseño y los trabajos de construcción deberían comenzar en septiembre de 2013.

La obra comprende edificar una isla de mil 500 metros que hará de puerto, equipado con 13 grúas, un rompeolas de dos mil 200 metros y la terminal tendrá una profundidad de 16 metros y permitirá atracar a buques con capacidad para trasladar hasta 10 mil contenedores.

En junio último el Sindicato de Trabajadores de la Japdeva (Sintrajap) protagonizó una semana de huelga en los muelles de Limón y Moín en protesta por la concesión que consideran un monopolio del manejo de contenedores y además denunciaron que generará daños ambientales.

Esta es una pelea a doce asaltos y queda mucha tela por cortar, advirtió el sindicalista.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play