Escúchenos en línea

Martin Torrijos lucha por nuevo liderazgo en PRD

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 27 de Agosto de 2012 a las 00:00

Un nuevo liderazgo se impuso dentro del Partido Revolucionario Democrático (PRD) de Panamá creado por el general Omar Torrijos, el cual está ahora obligado a lograr la unidad interna, principal problema en sus metas electorales.

Después de un caótico congreso que en su desarrollo evidenció la espinosa división interna, las dos tendencias principales, la tradicionalista representada por Mitchell Doens, y la renovadora por Juan Carlos Navarro, zanjaron sus diferencias en las urnas a favor de este último.

El nuevo Comité Ejecutivo Nacional (CEN) quedó totalmente en manos de la denominada Ola Azul que dejó al tradicionalismo apenas con la defensoría de los derechos de los miembros del partido. Pero los 10 cargos principales los ganaron los renovadores.

Las preocupaciones han comenzado de inmediato y parten de un hecho básico: hasta el momento los navarristas no han presentado un programa político ni una reforma estatutaria que respalde sus arengas a la renovación y explique en qué consiste ésta.

La cuestión radica en que las tendencias internas del PRD se han consumido en el proceso comicial concluido ayer en la que prevalecieron los intereses de grupo por encima de los del partido, y no han tenido tiempo para más. Se espera que esa situación cese a partir del congreso y se inicien las nuevas definiciones.

Juan Carlos Navarro aún no ha hecho público su programa como líder del principal partido de oposición y, en teoría, el de mayores potencialidades para enfrentar al poderoso Cambio Democrático (CD) del presidente Ricardo Martinelli, en las elecciones generales de mayo de 2014.

De ese programa depende, además, lo que oferte a la población como aspirante a gobernar el país.

El IX Congreso del PRD pasará a la historia como un evento desunido que debería marcar el momento más alto de las discrepancias, pero al propio tiempo el punto de inflexión hacia las aguas mansas de la unidad sin la cual las posibilidades de triunfo en 2014 son menos ciertas, según han expresado voceros de las partes.

Navarro se consolida no sólo como nuevo líder del partido, sino en su condición de aspirante a la candidatura presidencial única, para lo cual aún tiene que vencer el escollo de su propio primo Samuel Lewis Navarro, tradicionalista, quien ya anunció que no renunciará a su aspiración.

La grandeza será borrar el axioma de vencidos y vencedores de forma definitiva y lograr que el torrijismo se integre con miras a presentar a su militancia y al electorado una propuesta común y sin aristas, admitieron dirigentes de parte y parte que abogan por reunificar las fuerzas del partido.

Es posible que ya haya un avance en ese sentido. El presidente saliente del PRD, Francisco Sánchez Cárdenas, dio por fenecido el grupo Tocoma -frente creado contra el presidente Ricardo Martinelli para evitar supuestos caballos de Troya dentro del partido- lo cual significaría un motivo menos de roces.

"A partir de hoy Tocoma se extingue, ya todo se ha hecho, ahora a cada miembro le tocará escoger hacia cuál bando se inclina o puede salir una tercera fuerza", proclamó Sánchez.

Por ahora, todo queda sujeto al tiempo pero sin tardanzas, aunque unos y otros estarán muy pendientes de la dirección en que soplen los vientos de la renovación.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play