Escúchenos en línea

Panamá, Costa Rica y la OIT estudian medidas para reducir trabajo infantil de pueblos indígenas

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Panamá. | 19 de Abril de 2007 a las 00:00
Panamá y Costa Rica deben estructurar políticas y acciones precisas en relación con los pueblos indígenas para reducir y prevenir el trabajo infantil en ambos países, fue una de las conclusiones alcanzadas este jueves en el Primer Encuentro binacional para tratar esa problemática, informó una fuente de la OIT. La reunión de dos días, que se realiza en la ciudad de David, capital de la provincia fronteriza de Chiriquí, busca llegar a acuerdos en materia de educación, salud y desarrollo social, así como atender las necesidades básicas de la población indígena infantil en cada país. En la cita participan funcionarios de Panamá y Costa Rica, además del español Guillermo Dema, coordinador subregional del Programa Internacional para la Erradicación Infantil (IPEC) de la Organización Internacional de Trabajo (OIT). Dema explicó a Acan-Efe que las políticas actuales empezaron a tener resultados muy alentadores, en términos de reducción y prevención del trabajo infantil en ambos países, pero no han tenido el impacto deseado dentro de las comunidades indígenas, "por lo cual se hace urgente establecer estrategias muy particulares con estas poblaciones". Señaló que uno de los problemas principales es que muchas poblaciones indígenas están a pie de frontera, como los Ngöbe Buglé y los Bri-Bri, por lo que también es necesario que se aliente y se le den soluciones a estos grupos para que se dé la reducción del trabajo infantil de estas comunidades. Se calcula que 60.000 indígenas Ngöbe-Buglé migran durante siete meses a trabajar en las plantaciones de café, caña y banano en la zona de San Vito y de los Santos en Costa Rica, y también en las cosechas de hortalizas y verduras, principalmente a los distritos de Volcán, Cerro Punta, Renacimiento y Boquete en Panamá. Las familias Ngöbe y Buglé emigran hacia Costa Rica anualmente particularmente buscando acceso a la educación y salud, y para generar ingresos monetarios. En ambos casos, el trabajo infantil está presente caracterizado por la participación de niños y niñas muy pequeños (4 y 5 años), largas jornadas, condiciones de vida adversas, determinadas por el hacinamiento, cambios climáticos, el desarrollo de trabajos peligrosos, y especialmente la incapacidad del seguimiento a sus estudios, debido precisamente a esa transitoriedad. El funcionario español señaló que los informes y datos, precisos y actualizados, provienen de un estudio efectuado por la OIT. Dema indicó que mañana se trabajará con grupos específicos en materia de educación, salud y protección social, que van a permitir que se puedan abordar aspectos concretos, especialmente para favorecer la coordinación entre instituciones de Panamá y Costa Rica. Está previsto también que los representantes de los dos países firmen un acuerdo de compromiso en relación con toda la problemática presentada.

Descarga la aplicación

en google play en google play