Escúchenos en línea

Detienen a sacerdote tico buscado por delitos sexuales

Varias agencias. Desde San José. | 19 de Abril de 2007 a las 00:00
Después de casi 8 años de fuga, el sacerdote costarricense Enrique Vásquez Vargas, a quien la justicia de Costa Rica sentenció en octubre del 2005 a 12 años en prisión por delitos de abusos en perjuicio de menores, fue detenido en Honduras la noche del miércoles. "El religioso está arrestado y será deportado pronto a Costa Rica", dijo a AP el vocero de la policía hondureña, Aníbal Baca. Informó que Vásquez Vargas, de 48 años, fue capturado por la policía el miércoles en un operativo de rutina en esta capital. "Vásquez Vargas no tiene pasaporte y se hacía pasar como ciudadano venezolano de apellido Strauss, pero desde hace tiempo hay una orden de captura en su contra de parte de la Policía Internacional (Interpol)", añadió. Indicó que "tras un intenso interrogatorio, el hombre se identificó plenamente". Voceros de INTERPOL mencionaron que esperan que el sacerdote Vásquez Vargas sea deportado al país, pues estaba indocumentado en Honduras. El sacerdote, de 47 años de edad, tiene una orden de captura de la INTERPOL, desde hace varios años por delitos sexuales contra menores de edad que le sirvieron como monaguillos, mientras se desempeñaba como cura en San Carlos y Orotina, Costa Rica. En julio de 1998, se presentó una denuncia en su contra que no fructificó, pues la familia del sacerdote y los afectados habrían llegado a un acuerdo, incluso se menciona que habría pagado dinero a cambio de no ser denunciado. Esto lo mencionó en su oportunidad el obispo de la diócesis donde servía el sacerdote. El cura, conocedor de estas denuncias, en enero de ese mismo año del 98, se marchó hacia Estados Unidos, al parecer a Nueva York, y una vez que retiraron esa primera denuncia de la fiscalía regresó a Costa Rica en noviembre. Pero en diciembre de ese mismo año, el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) presenta otra denuncia que indicaba que también el hermano menor de la primera víctima con quien arregló la familia, fue abusado por el sacerdote. Los hechos supuestamente ocurrieron en 1993, cuando la víctima tenía 12 años. La última víctima de abusos entregó fotos con Vásquez y confió que su vida había cambiado tras los sucesos. En las fotografías aparece el niño con el cura Alvarez en los paseos a El Arenal, en la parroquia de Orotina. "En el colegio no soportaba que nadie me pasara por encima. Empecé a ser rebelde y a golpear a muchos compañeros", dijo en el escrito, en el cual pidió también se le hiciera exámenes psicológicos para determinar el daño que le han causado. Raúl Muñoz, el abogado de esta víctima, dijo que su cliente calló por temor al escarnio público y aseguró que escuchar la evidencia de una víctima le parte el alma hasta al más hombre y dan ganas de llorar. "No sabemos cuántos más menores callan", agregó. El cura huyó de Costa Rica pocos días después. Este caso aún no ha sido resuelto y es el que origina la orden internacional de captura de Vásquez. Una vez instruida esta causa en 1999, el Ministerio Público lo declaró como reo ausente y luego como prófugo, hasta la noche del miércoles ha sido localizado en el barrio Francisco Morazán, de Tegucigalpa, Honduras. De prófugo se supo que estuvo en varios lugares de Estados Unidos. Incluso, se informó que estaba siendo protegido por el arzobispo Ángel San Casimiro, de la Diócesis de Quezada, quien supuestamente conocía dónde estaba, pero siempre lo negó. Incluso, en el año 2000, ese obispo ayudó a que le brindaran tratamiento psicológico en Guadalajara México. Pero San Casimiro sí mostró el recibo de dinero que entregó como ayuda para que lo atendieran en Guadalajara, en un centro especializado en la atención de pedófilos llamado Casa Alberione. Sobre este caso están vigentes otras causas que se encuentran en Jacó, por el abuso en perjuicio de otros menores en Orotina, donde fue sacerdote.

Descarga la aplicación

en google play en google play