Escúchenos en línea

Destapan detalles sobre primo de Martinelli acusado de narco en México

Ciudad de Panamá. La Estrella. | 3 de Octubre de 2012 a las 12:00

Es muy poco lo que se sabe sobre lo que pasó ese 20 de noviembre de 2009 cuando Ramón Ricardo Martinelli Corro fue detenido en México, acusado de supuesto lavado de dinero producto del narcotráfico.

El expediente del caso Martinelli Corro es un misterio. El Ministerio Público de Panamá dice no tener detalles sobre el avance del proceso penal que se sigue en contra del primo del presidente de la República. De Martinelli Corro no se sabía nada hasta ahora.

Un informe exclusivo obtenido por La Estrella desveló detalles hasta ahora desconocidos sobre el caso Ramón Martinelli Corro en México.

Detenido en la segunda cárcel de máxima seguridad en el país azteca, el primo del presidente se encuentra a la espera la sentencia de un juez.

De Puerto Grande, la cárcel de Jalisco donde está detenido Martinelli Corro junto al también panameño Jorge Álvarez Cummings, no ha salido. Tampoco ha conversado con los reclusos en el penal. Solo habla con su abogado y los funcionarios judiciales en México que han llevado adelante el proceso en su contra.

Sentado en su celda, aislado completamente del mundo exterior, Martinelli Corro espera la decisión del juez. Una decisión que puede llegar en cualquier momento y que decidirá la culpabilidad o no del primo del mandatario panameño.

EL ARRESTO

Fue la detención de dos agentes de la Policía Federal en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), lo que llevó a Procuraduría General de México (PGR) a iniciar la desarticulación de una banda dedicada al tráfico de dinero del cartel ‘ Beltran Leyva’. Los elementos policiales detenidos en el aeropuerto brindaron a las autoridades mexicanas informes sobre sus cómplices.

En la larga lista de nombres, figuraba el de Ramón Martinelli Corro, al igual que el de los panameños César Fábrega, Jorge Álvarez Cummings y Ninoshka Escalante.

Según los datos suministrados a los efectivos de la PGR, el grupo transportaba grandes cantidades de dinero del cartel mexicano para pagar los cargamentos de droga que era enviados a la organización delictiva. Los agentes federales arrestados se declararon culpables de colaborar con esta célula de los Beltran Leyva, dejando pasar a sus integrantes la seguridad en la terminal aérea.

Con la información que habían proporcionado sobre los supuestos cómplices de la red de lavado de dinero, la PGR inició el operativo en contra del grupo delictivo.

El 18 de diciembre la policía capturó a los mexicanos Jesús Guzmán, Efraín Serna y Alejandro Nájera en el aeropuerto. Al momento de su detención los sindicados se disponían a transportar dinero en efectivo a Panamá, usando cartas expedidas por empresas creadas jurídicamente, pero inexistentes.

Una nueva detención, la del mexicano Francisco Piñón, que regresaba a México en un vuelo procedente de Panamá, allanó el camino hacia Martinelli Corro.

Unas horas después, el 20 de noviembre de 2009, efectivos de la PGR se dirigieron hacia un hotel en la ciudad de México. Allí estaba Ramón Martinelli Corro, Jorge Álvarez Cummings, César Enrique Fábrega y Ninoshka Escalante. Se les decomisaron 409 mil 740 dólares.

El 24 de noviembre la Sub procuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR obtuvo del Juez quinto Penal Federal Especializado en Cateos, Arraigos e Intervención de Comunicaciones, la orden de arresto de 40 días en contra de Martinelli Corro y sus asociados. Medida cautelar decretada dentro del cuaderno 487/2009-IV.

En el expediente se indicaba que Martinelli Corro y sus asociados transportaban dineros de los Beltrán Leyva hacia Panamá y Colombia para pagar la droga que era enviada a la organización mexicana.

El documento indica que el grupo se dedicaba, igualmente, a la compra de inmuebles en esos países, con lo cual lavaban parte del dinero. Las transacciones eran realizadas con documentación falsificada.

Para ello se efectuaban operaciones de triangulación de capital desde México hacia Panamá y Colombia para los Beltrán Leyva.

De acuerdo con el expediente del caso, se les abrió causa penal por los delitos de delincuencia organizada, operaciones de procedencia ilícita.

La investigación destaca que Martinelli Corro era uno de los principales operadores financieros (lavado de dinero) del cartel de los Beltrán Leyva, organización que actualmente está prácticamente desarticulada.

Tras el arraigo dictado en noviembre de 2009 contra Martinelli y sus asociados, en febrero de 2010 se puso en trámite la orden de aprehensión en su contra y el 15 de febrero, el juez octavo de lo penal en materia penal dictó Auto de Formal Prisión. Como resultado fueron llevados, a excepción de Ninoska, al Centro Federal de Readaptación Social No 2 de Puente Grande, Jalisco, un penal de alta seguridad.

En el interior del Penal Federal, se dio inicio al proceso con la declaración preparatoria de Martinelli Corro. Durante este periodo, la defensa presentó diversos recursos legales de descargo. El periodo de instrucción, a cargo del juez octavo de lo penal, quedó cerrado y actualmente está en espera de que se le dicte sentencia.

Fuentes a lo interno de la PGR informaron que hasta el momento se ha tenido escaso éxito en comprobar el delito de lavado de dinero en los casos relacionados con narcotráfico. La mayoría de los detenidos están presos por delitos relacionados, como el de asociación delictuosa.

Si es hallado culpable de lavado de dinero, podría enfrentar una pena que va de cinco a 15 años de cárcel. En su caso, se le reducirían los años que lleva recluido y por cada día de buena conducta se le descontaría doble.

Encuentre más en nuestra edición impresa.


Descarga la aplicación

en google play en google play