Escúchenos en línea

Aprueban en Guatemala Ley contra el Enriquecimiento Ilícito

Ciudad Guatemala. Agencia PL. | 30 de Octubre de 2012 a las 20:50

El Congreso guatemalteco aprobó este martes la Ley contra el Enriquecimiento Ilícito, congelada desde hace una década, la cual busca sancionar a los corruptos en el ejercicio de la acción pública.

El Parlamento ratificó esta legislación, la cual prevé castigos penales para quienes cometan el delito de corrupción en las oficinas públicas, mediante el cobro de comisiones, el tráfico de influencias, nombramientos ilegales y el cohecho pasivo y activo. Según el documento legal, incurre en peculado por sustracción el funcionario o empleado público que evada o consienta que otro hurte dinero, efectos o bienes bajo su custodia. Por ese delito está contemplado que el acusado cumpla de cinco a 10 años de cárcel y pague una multa de 10 mil a 40 mil quetzales (mil 264 a cinco mil 57 dólares).

Una condena de dos a seis años de prisión y una multa de 20 mil a 50 mil quetzales (dos mil 528 a seis mil 321 dólares) cargará a quien emplee caudales o bienes en un uso diferente al destinado, acota la normativa.

Culpable de enriquecimiento ilícito, precisa la ley, es quien obtenga para sí mismo o cualquier individuo un beneficio patrimonial, un incremento en su nivel de gastos o cancelación de deudas u obligaciones, derivado del ejercicio del cargo o de algún ingreso imposible de justificar. En ese caso, la multa será de 50 mil a 500 mil quetzales (seis mil 321 a 63 mil 211 dólares) y el castigo tras las rejas abarcará de cinco a 10 años.

Por su parte, la vicepresidenta guatemalteca, Roxana Baldetti, ha admitido que son incontables los niveles de corrupción en el Estado, situación que comparó con un monstruo de mil cabezas. "Me ha sorprendido que los niveles de corrupción en el país son incontables.

De alguna manera es una frustración para mí. Me he pasado ocho meses entendiendo que tengo que seguir (la lucha)", manifestó Baldetti en una entrevista al diario local Prensa Libre, divulgada el pasado 23 de septiembre. Tuve ocho años de perseguir a corruptos, acotó, de ser la mayor fiscalizadora del Gobierno, pero me quedé corta: realmente lo que hay aquí dentro en el Estado es un monstruo de mil cabezas, afirmó la alta funcionaria.

A su juicio, "es toda una estructura que no deja huella y está muy bien armada. No es en los ministerios, sino abajo, y cuesta mucho perseguirlos".


Descarga la aplicación

en google play en google play