Escúchenos en línea

Crece el empleo informal en Guatemala

Por Carlos Menocal y Leslie Pérez, diario Prensa Libre, de Guatemala. | 29 de Abril de 2007 a las 00:00
El panorama de Guatemala para este 1 de mayo, Día internacional del trabajo, no es muy alentador para el proletariado y los jóvenes, debido a la falta de empleo, escasas oportunidades y un gremio sindical débil y desprestigiado que no los representa adecuadamente. Hugo Maul, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales, explica: "El sector informal asciende a 74.5 por ciento, y se define como el trabajador por cuenta propia, el que vende peines, talabartería, etc". El experto opina que esa cifra es alarmante y pone en evidencia que los modelos económicos del país no concuerdan con las demandas de la población. Según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el país la Población Económicamente Activa (PEA) es de cinco millones de personas. Sólo un millón tiene empleo formal y está afiliado al Seguro Social. El resto trabaja en el sector informal, y cerca del 12 por ciento está desempleado. Un sondeo sobre empleo informal, a cargo del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEF), indica que, en la actualidad, en Centroamérica existe un grupo cada vez mayor de trabajadores del sector informal que perciben baja remuneración y en forma temporal, fuera del marco legal establecido, sin protección del Estado, incluyendo la del Seguro Social. Johnathan Menkos, economista del ICEF, explica que la mayoría tiene en común la poca experiencia laboral, escasa educación, y proviene de hogares pobres y el área rural. Maul y Menkos coinciden en que una de las razones del crecimiento de la economía informal es que no existen oportunidades de desarrollo laboral. En los últimos cuatro años, el rubro de trabajadores formales no ha tenido un aumento significativo. Mientras en 2002 la cifra era de 953 mil, tres años más tarde ascendió a un millón de empleados formales, según estadísticas del Ministerio de Trabajo. Los sectores que en lugar de emplear más gente disminuyeron sus plazas fueron: agricultura, silvicultura y pesca; industria manufacturera; electricidad, gas y agua; transporte, almacenamiento y comunicaciones. Los que registraron incremento fueron construcción, comercio y servicio. Rodolfo Colmenares, ministro de Trabajo, reconoce: "El empleo informal es alto". "Creo que hay una ventaja, pues en la informalidad muchos ganan más que en el sector formal", comenta. Admite que el Estado es quien pierde, pues los ingresos que este tipo de empleados generan no son auditables y, por ende, no son sujetos a impuestos. "Estamos trabajando en fortalecer a las instituciones y reducir los trámites para la generación de inversión extranjera. Con ello se generaría más empleo. Hemos tenido avances en maquila, que no sólo confecciona vestuario, sino genera otro tipo de trabajo", refiere el ministro. Menkos sostiene que el sector informal ha crecido, pues los guatemaltecos no han superado la tasa de la educación primaria. "Nos falta formación para poder acceder a empleos mucho más formales, que no tengan que ver con vender cosas, como la economía informal. La tasa de estudiantes de educación media es del 19 por ciento", afirma. Otros países como Chile y El Salvador han apostado a la formación de quienes laboran en el sector informal. Chile, por ejemplo, invierte US$322 millones en programas de formación y capacitación para este tipo de trabajadores. El Salvador invierte US$800 mil, y Guatemala, US$175 mil, en capacitación y formación del trabajador y fomento de becas. El panorama está cuesta arriba, especialmente cuando se consultan portales como tutrabajo.com u otras fuentes similares, en donde se puede comprobar que más de mil 500 personas aplican a una sola plaza. Ovidio Monzón es uno de los jóvenes que trabajan en la economía informal. Se graduó desde hace un año de bachiller en Computación, pero no ha conseguido un empleo formal. "Un amigo me dijo que grabáramos discos y los empezáramos a vender. Llevo en este negocio ocho meses, y creo que me va bien. He logrado seguir estudiando en la universidad", cuenta. ¿Es delito o no lo que hace Monzón? Jorge Hernández, economista y docente de la Universidad de San Carlos de Guatemala, dice que primero se debe entender el fenómeno que empujó a este joven a dedicarse a esa actividad. "Se persigue el aparente delito, pero no se entiende que este muchacho fue obligado a dedicarse a ese trabajo porque no encontró otro. A veces es mejor preguntarnos si queremos trabajadores informales o personas que se conviertan en delincuentes, ante la falta de oportunidades", sostiene Hernández. El 1 de mayo no existe para el sector informal. El dato preocupa a los analistas económicos, quienes consideran que no es una buena señal que 75 de cada 100 guatemaltecos trabajen en el sector informal. Las cifras de las agrupaciones sociales que tienen relación con este sector dan cuenta de que unos cuatro millones de guatemaltecos trabajan en la informalidad. Para unos, este sector es ilegal y hasta comete ilícitos. Pero, para los economistas, la informalidad es fiel reflejo de que las políticas económicas del país no han sido capaces de absorber a la mayoría de la población económicamente activa. Maul opina: "El fenómeno de la informalidad nos está haciendo referencia a una realidad que está sobrepasando los modelos económicos". Estos modelos a los que el economista se refiere únicamente han absorbido a un millón de guatemaltecos que se encuentran en la PEA. El 90 por ciento de este grupo de trabajadores sigue los reglamentos laborales, a merced de los patronos. Y es que según el departamento estadístico del Ministerio de Trabajo, uno de cada 10 empleados está afiliado a un sindicato. En los últimos tres años, el número de inscritos en estas organizaciones gremiales no ha aumentado significativamente.

Desprestigio y crítica

Hernández refiere que esta falta de interés por participar en organizaciones sindicales puede obedecer a las constantes críticas que han recibido esas agrupaciones. Este año, dos líderes sindicales han sido vinculados a procesos legales. El profesor Joviel Acevedo, dirigente de la Asamblea Nacional Magisterial que ha encabezado el paro de labores que desde el lunes último comenzó este sector, es procesado por, supuestamente, agitar a las masas en contra de las fuerzas de seguridad, y por incumplimiento de sus obligaciones laborales. Nery Barrios, de la Unidad de Acción Sindical y Popular, se encuentra en prisión porque, aparentemente, se apropió de 1 millón de quetzales destinado a un grupo de personas que debían desalojar un inmueble en la costa sur y se le señala de lavado de dinero por 5.5 millones de quetzales, provenientes de la Portuaria Quetzal En medio de múltiples señalamientos en contra del movimiento sindical, dirigentes de estas organizaciones se manifestarán, como todos los años, para celebrar el Día internacional del trabajo. Las críticas han surgido a partir de la reciente captura de Barrios y de Acevedo. José Pinzón, secretario de la Central General de Trabajadores de Guatemala, refiere que es necesario dividir el panorama en dos: en el primero de los casos aclara que siempre han estado de acuerdo en que se investigue. "Lamentablemente, vemos que no se actúa con la misma rapidez, como en las recientes estafas a cuentahabientes". En el segundo aspecto, afirma que apoyan la huelga magisterial, ya que ésta es consecuencia del incumplimiento de las promesas del Gobierno. Tomás Lares, de la comisión de Redacción y Propaganda de la Unión Sindical de Trabajadores de Guatemala, los califica de hechos aislados que, en la práctica, no les afectan. "Nosotros negociamos pactos, convenios, contratos colectivos, a favor de los trabajadores". Pese a los cuestionamientos, todo está preparado para este 1 de mayo. Entre otras, las principales consignas estarán enfocadas en resaltar lo que los sindicalistas consideran violatorio a los derechos laborales, como la intención de modificar la Ley de Servicio Civil, las reformas al Código de Trabajo en busca de flexibilidad laboral, y la pretensión de que el salario mínimo se negocie cada dos años y se eliminen las comisiones paritarias.

Descarga la aplicación

en google play en google play