Escúchenos en línea

Deportan a El Salvador a uno de los asesinos de los jesuitas

LaVoz.com. Desde Los Angeles, California. | 2 de Mayo de 2007 a las 00:00
Un ex oficial del ejército salvadoreño condenado por participar en la matanza de seis sacerdotes jesuitas en 1989 fue deportado de Estados Unidos a El Salvador, informaron autoridades. Gonzalo Guevara Cerritos fue trasladado en avión a su país el lunes, seis meses después de su arresto en Los Angeles, dijo la Agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos en un comunicado. El ex militar había ingresado ilegalmente a Estados Unidos en enero del 2005 y fue arrestado en Los Angeles en octubre. Guevara Cerritos es uno de varios presuntamente culpables de haber estado en conexión con el asesinato de los sacerdotes, su ama de llaves y la hija adolescente de ella, en El Salvador. La masacre de 1989 ocurrió en una universidad de la capital, San Salvador. En ese entonces, los jesuitas solicitaban un fin de la guerra civil de El Salvador, pacífico y negociado, pero algunos miembros del ejército consideraron esa actitud de los jesuitas, como subversivas. Guevara Cerritos tuvo el rango de subteniente del ejército salvadoreño y formó parte del Batallón Atlácatl especializado en contrainsurgencia durante el conflicto armado cruento con el grupo guerrillero izquierdista Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional en la década de 1980 y principios de los años 90. De acuerdo con autoridades, el ex teniente y otros ocho oficiales y soldados fueron encontrados culpables de participar en la matanza de los seis sacerdotes, de su cocinera y la hija adolescente de ésta en una universidad de la capital San Salvador. Los jesuitas clamaban por un fin pacífico y negociado de la guerra, y algunos oficiales del ejército los consideraban subversivos, al igual que a sindicalistas y defensores de los derechos humanos. En 1991, Guevara Cerritos fue encontrado culpable en El Salvador de instigación y asociación delictiva para cometer actos de terrorismo. Fue sentenciado a tres años de prisión. Pasó casi dos años en arresto domiciliario hasta que fue favorecido por una amnistía general en 1993, dijeron funcionarios estadounidenses de inmigración.

Descarga la aplicación

en google play en google play