Escúchenos en línea

Hambruna amenaza a Guatemala

Agencia Reuters. Desde ciudad Guatemala. | 4 de Mayo de 2007 a las 00:00
Los cada vez más altos precios del maíz, en medio de un incremento de la demanda por el combustible alternativo etanol, podrían arrojar a la hambruna a cientos de campesinos guatemaltecos sin tierras, de acuerdo con Naciones Unidas. El precio del grano, base de la alimentación guatemalteca, se acerca a un nivel récord en 10 años entre la demanda por etanol –que puede sustituir a la gasolina– y una plaga en la principal zona maicera del país, que ha bajado los suministros. El precio de las tortillas de maíz también se ha disparado y, de combinarse con las frecuentes sequías que golpean a los pueblos más pobres del país, el efecto puede ser devastador. "El incremento en el precio del maíz ha vuelto a este sector de la población mucho más vulnerable que antes", dijo Ian Cherret, de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Guatemala. El cambio climático, añadió, complica la predicción del ciclo del tiempo para las siembras. "Si juntas esos dos elementos, puede ser catastrófico", dijo Cherret. Cientos de miles podrían sufrir hambre este año si pasa lo peor y se juntan altos precios con sequía, afirmó. Casi la mitad de los niños guatemaltecos de menos de cinco años están crónicamente malnutridos, el nivel más alto en el hemisferio occidental y el sexto entre los mayores del mundo, apenas detrás de Burundi y Etiopía, según Naciones Unidas. Los más vulnerables son los agricultores mayas sin tierra, muchos de los cuales trabajan en los cafetales porque no tienen dónde sembrar. En Suchiquer Pinalito, cerca de la frontera con Honduras, la hambruna se muestra en Santa Norberta Díaz, una bebé de tres años cuyo hinchado abdomen y ralo cabello hablan de malnutrición. "Solo comemos sal y tortilla", dijo su madre de 20 años, Santa Ángel, cargándola. "El maíz está más caro; cada día está subiendo", añadió. La niña es atendida en un centro de nutrición estatal para mantenerla con vida. La amenaza del hambre es constante en la región, donde hace cinco años los bajos precios del café y la sequía llenaron los hospitales de infantes malnutridos. La creciente demanda de etanol, un combustible que puede hacerse a partir del maíz amarillo y que EUA promueve para bajar su dependencia del petróleo importado, está llevando a las nubes los precios del cereal. El maíz blanco que Guatemala produce para el consumo humano se negocia internacionalmente con una prima sobre el amarillo, y la situación empeora porque el país importa de EUA parte del maíz que necesita. "Si siguen subiendo los precios se pueden comenzar a ver aumentos de la malnutrición aguda", dijo Willem van Millink, director del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas en el país. En marzo, el precio referencial del maíz en Guatemala se elevó un 30% con respecto al mismo mes de 2006, hasta aproximadamente $16 por cada saco de 46 kilogramos.

Descarga la aplicación

en google play en google play