Escúchenos en línea

Honduras tiene el desafío de lograr acuerdo con el FMI

Tegucigalpa. Agencias. | 31 de Diciembre de 2012 a las 12:28

El desafío en materia económica del gobierno de Honduras, para el 2013, se centra en lograr un nuevo acuerdo "Stand by" con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pues de no hacerlo Honduras perdería no menos de 230 millones de dólares.

La última visita a Honduras que hizo la misión del FMI se realizó en los primeros días de diciembre.

Al firmar una nueva carta de intenciones con el organismo internacional, parte de esos recursos, es decir, unos 130 millones de dólares serían para apoyo presupuestario del gobierno hondureño.

De igual forma se tendría a disposición el crédito de un acuerdo precautorio que da el FMI por más de 100 millones de dólares, de los cuales Honduras podría hacer uso en el momento que lo considere pertinente.

Los acuerdos precautorios se emplean cuando los países no tienen intención de utilizar los montos aprobados por el FMI, pero conservan la opción de hacerlo si llegaran a necesitarlos.

"La no firma de un acuerdo con el Fondo Monetario ha imposibilitado al país la posibilidad de tener fondos de apoyo presupuestario", expresó el representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Honduras, Marlon Tábora.

A criterio de los empresarios, si no se logra un acuerdo con el Fondo sería un rotundo fracaso para el gobierno del Presidente Porfirio Lobo.

A pesar de ello indicó que el 2012 fue el año con mejor desempeño del país en cuanto a la relación con el BID, pudiendo desembolsar aproximadamente 209 millones de dólares para proyectos de inversión.

"Sin embargo, eso no limita la posibilidad de seguir trabajando con el banco, aunque no para poder obtener fondos de apoyo presupuestario que son fundamentales ante la dificultad que está teniendo el país de poder hacer frente a las obligaciones del presupuesto nacional", expresó.

El representante del BID comentó que uno de los proyectos de ese organismo con Honduras que está vinculado a la firma del acuerdo con el FMI, es el programa de modernización y reforma de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

"Este es un proyecto que hemos venido trabajando desde el año 2011, sin embargo, por no haber tenido un acuerdo con el Fondo, no hemos podido sacarlo adelante, el cual es el proyecto prioritario para el país", apuntó.

Los empresarios hondureños en reiteradas ocasiones han manifestado que de no lograrse un acuerdo con el FMI sería un rotundo fracaso para el actual gobierno del Presidente Porfirio Lobo Sosa.

MEDIDAS ADICIONALES

Los empresarios e industriales consideran que para lograr un acuerdo con el FMI, se necesita reducir el tamaño del gobierno, el cual en los últimos años ha crecido de manera incontrolable y no en relación al crecimiento de la economía.

Marlon Tábora

Con lo anterior se reduciría significativamente el gasto corriente y habría un balance con relación a la recaudación tributaria, la cual en ese momento no alcanza para pagar todos los compromisos contraídos por el Estado.

Las autoridades hondureñas estimaban que el nuevo acuerdo "Stand by" con el FMI estaría firmado para el mes de julio, cuando llegaría al país una misión de ese organismo para discutir todo lo relacionado al artículo IV.

En ese entonces hubo una dilatación de la llegada al país de los personeros del FMI, quienes en septiembre arribaron a Honduras para hacer un análisis de las cifras macroeconómicas del país.

El jefe de la misión del FMI, Lisandro Abrego, aclaró en esa ocasión que no vinieron al país para negociar ningún acuerdo, sino para revisar algunas cifras y tras concluir su visita recomendaron a Honduras mejorar en algunos aspectos.

De no lograrse un nuevo acuerdo "Stand by" Honduras no tendría acceso a unos 230 millones de dólares.

Recalcaron la importancia de Honduras de mantener la disciplina fiscal y continuar el proceso de consolidación fiscal mediante el control del gasto y la mejora de la recaudación impositiva.

La última visita a Honduras que hizo la misión del FMI se realizó en los primeros días del mes de diciembre, con el propósito de hacer la revisión del artículo IV, previo a decidir si se firma un nuevo acuerdo.

Tras su visita los personeros del organismo internacional destacaron los esfuerzos del gobierno para reducir el déficit fiscal, pero al mismo tiempo sugirieron que se tomen medidas adicionales para seguir en el camino de mejorar la economía.

Las consultas del capítulo IV consisten en que el FMI mantiene discusiones bilaterales con los países miembros cada año. Un equipo visita el país, examina la información económica y financiera, debate con los responsables nacionales las políticas nacionales y emite recomendaciones.

UN AÑO SIN ACUERDO

Honduras en el próximo mes de marzo cumpliría un año de no tener un acuerdo con el FMI, debido a que el último se venció el 30 de marzo del 2012, el cual fue firmado el 10 de octubre del 2010, por un término de 18 meses.

Las autoridades hondureñas estimaban que el nuevo acuerdo se firmaría en julio.

El acuerdo con el FMI incluye un mayor control del gasto de bienes y servicios y de la masa salarial, la cual es considerada por las autoridades del Foro Social de la Deuda Externa (Fosdeh), como la demanda más significativa.

A criterio de los economistas del Fosdeh, la masa salarial todos los años crece de manera incontrolada, a pesar que se supone que debe reducirse en aproximadamente al 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Los compromisos del gobierno apuntan a tener más clara la planilla de servidores públicos, particularmente relacionadas con el magisterio, sin excluir otros sectores, eliminando puestos de trabajo duplicados y la creación de una unidad que se encargue del monitoreo de la nómina pública.

En términos concretos, el Fosdeh sugiere que es necesario tener la absoluta certeza técnica del tamaño del PIB y equilibrar el presupuesto nacional y el gasto público a los ingresos tributarios factibles de obtener, a fin de no seguir endeudando interna y externamente al país, con el propósito de financiar la nómina pública y el funcionamiento de la misma.

Esa propuesta incluye además, una veda de contratación de dos años, salvo en casos excepcionales y la puesta en marcha de la Ley de Servicio Civil.

En ese sentido, para el Fosdeh, continuar teniendo el nivel de gasto elevado con baja inversión pública, tal como se ha venido haciendo en todos los gobiernos, imposibilita asegurar la sostenibilidad fiscal que con urgencia requiere el país.

En relación a la ampliación de las reservas internacionales, cabe señalar que en el último informe del BCH, se informó que al 5 de julio, las Reservas Internacionales Netas (RIN) registraron un saldo de 2,808 millones de dólares, 12 millones de dólares menos que al cierre del 2011, cuando se reportaron 2,820.7 millones de dólares.

Según explicaron, lo anterior fue resultado en su mayoría de divisas por liquidar, 66.6 millones de dólares, venta neta de divisas en 58.1 millones de dólares y otros egresos netos de 42.8 millones de dólares.

Esos movimientos son contrarrestados por desembolsos externos netos de 138.8 millones dólares y donaciones externas en 3.9 millones de dólares.

Las compras de divisas, en lo transcurrido de 2012, se derivan principalmente de remesas familiares de 1,450.2 millones de dólares, exportaciones de bienes 1,361.8 millones de dólares, movimientos de capital y financieros 943.4 millones de dólares, procesamiento y maquilado 493.3 millones de dólares y exportaciones de servicios 459.1 millones de dólares.


Descarga la aplicación

en google play en google play