Escúchenos en línea

Cacica afirma que diálogo con indígenas panameños no ha concluido

Ciudad Panamá. Agencia PL. | 1 de Febrero de 2013 a las 11:32

El ministro de Gobierno de Panamá, Jorge Ricardo Fábrega, insiste en que el diálogo con los ngöbe buglé abierto después de la represión del 5 de febrero del año pasado en San Félix, concluyó el 15 de marzo 2012 con la firma de un convenio que se suscribió en las Naciones Unidas.

Según él quedaron algunas pequeñas cosas pendientes como un peritaje técnico, y aclara que en ningún momento ese acuerdo indicó que era para paralizar las obras hidroeléctricas de Barro Blanco, por lo tanto su eliminación no está en debate.

Para él, no hay nada más que negociar con la comarca, sino concretar algunos asuntos pendientes desligados de un hipotético cierre de las obras hídricas.

Los indígenas de la comarca no comparten tales criterios, y aunque en sentido general abogan por mantener el diálogo a pesar de las convicciones de Fábrega, otros como el Movimiento 10 de Abril prefieren la lucha y la vigilia sobre las obras aún cuando aceptan la consecución del diálogo.

En ese punto el análisis se estanca por las declaraciones de Fábrega que expresan las posiciones del gobierno de no negociar y continuar las obras.

Prensa Latina entrevistó a la cacica general de la Comarca Ngöbe Buglé, Silvia Carrera, con el interés de tratar de aclarar esas discrepancias con el gobierno.

Según la cacica, en la mesa de dialogo hay acuerdos que no se han cumplido contrariamente a lo afirmado por el ministro, y pone como ejemplo las indemnizaciones a los familiares de los muertos en la represión y otras víctimas de los antimotines, y el peritaje independiente a las obras de Barro Blanco.

A un año de aquellos acontecimientos en San Félix, dijo la cacica, no se ha hecho el peritaje independiente y el pueblo pide que mientras se suspenda la obra, pero ni la empresa ni el gobierno quieren hacerlo y eso preocupa a la población que está afectada por las obras.

Carrera explica que el gobierno decía que el territorio donde están asentadas las poblaciones indígenas no iba a ser afectado por la obra, pero la verificación de la ONU arroja que un grupo numeroso de personas en la comarca sí van a ser afectadas.

Por eso, añade la dirigente ngöbe, el pueblo le ha venido pidiendo al gobierno que si se va a hacer el peritaje mencionado se tiene que suspender la obra para poder realizarlo con todo tipo de garantías, incluida la fiabilidad y neutralidad de los peritos que lo ejecuten.

Pero ellos, añade la cacica, no quieren que se suspenda y por lo tanto incumplen los acuerdos de la mesa aunque el ministro Fábrega repita que sí lo han hecho, y eso nos hace pensar que se han burlado de nosotros al igual que se han burlado de la gente de Bocas del Toro, del Frente Amplio de Colón, de los trabajadores de la Salud y de Educación.

Como todos esos sectores, para el gobierno estamos en el mismo bombo y todos nos sentimos engañados. Estamos unificando criterios para hacer efectiva una alianza estratégica nacional de nuevo tipo, sin partidos políticos, a fin de hacer que respeten a las poblaciones y a los trabajadores que lo único que piden es eso, respeto para sí y para sus recursos naturales, de sus aguas, su historia y su cultura, expresó Carrera.

Respecto de recientes declaraciones del presidente de la República, Ricardo Martinelli, de que no se preocuparan, que todos los deseos de la comarca serían cumplidos, la cacica fue escéptica y afirmó que no es la primera vez que el mandatario dice ese tipo de cosas.

En San Félix el año 2011 dijo que no le interesaban las minas ni nada de eso porque la minería no era su fuerte empresarial, pero contrariamente a eso ahora en las concesiones mineras hay amigos del gobierno nacional, expresó la dirigente ngöbe.

Carrera señaló que los pueblos originarios de Panamá no solo han venido luchando contra ese tipo de proyectos como minería, hidroeléctrica, venta de manglares y de las costas, sino que a nivel nacional le ha dicho no a esos grandes proyectos.

Las comunas oriundas de Panamá lo que están pidiendo, dijo, son proyectos sustentables para salvar y proteger la naturaleza de la que somos parte, y podamos administrarlos sobre la base de nuestra experiencia y defensa del medio, pero el gobierno nunca ha querido apoyarnos sino que quiere vender el territorio del país entero como si Panamá fuera un Super 99 (la cadena de supermercados de Martinelli).

Por lo tanto, agregó Carrera, no es la primera vez que Martinelli viene con esas promesas, pero son solo palabras. Lo suyo es hacer negocios con otros países y en vez de consultar con la gente como prometió en su campaña política, no lo hace. Ellos hacen sus negocios solitos en sus oficinas refrigeradas y entonces la gente protesta. Después quieren tranquilizarnos diciendo que no nos preocupemos que todo se va a cumplir.

Por eso la alianza que estamos forjando tiene el objetivo de tratar conjuntamente con los demás grupos que se cumplan los acuerdos y respeten los derechos de nuestra gente en cuanto a los recursos naturales que el gobierno ha querido negociar.

Desde ese punto de vista, añadió, es positiva nuestra visión y la estrategia porque cada quien por su lado no va a conseguir lo que está exigiendo. Y luchando juntos todos se puede conseguir lo que cada cual requiere. Tenemos la experiencia de que hemos venido luchando generación tras generación solos y nunca han cumplido con el dialogo. Por eso, afirmó la cacica, está alianza estratégica debe ser permanente porque el problema no será solo este año, ni el otro, ni de los ngöbes, los colonenses, los de Changuinola, o los maestros, médicos y enfermeras, sino que es una lucha larga y seguirá hasta que respeten nuestros derechos.


Descarga la aplicación

en google play en google play