Escúchenos en línea

Policía recluta indígenas por primera vez en la historia de Costa Rica

Agencia ACAN–EFE. Desde San José. | 11 de Mayo de 2007 a las 00:00
El ministro de Seguridad, Fernando Berrocal, manifestó en un comunicado que los 38 indígenas que se unieron a la Fuerza Pública cumplen con los requisitos básicos para ser policías, entre ellos haber cursado como mínimo el tercer año de secundaria. "Esto es algo histórico, pues nunca se había reclutado a los indígenas de nuestro país. Personal de la institución viajó hasta la Reserva Indígena de Talamanca en busca de gente que, además de cumplir con lo requerido para ser policía, muchos hablan dialectos", explicó Berrocal. Los aborígenes, originarios de la localidad de Suretka en Talamanca, provincia de Limón (Caribe) fueron examinados hace algunos días por psicólogos, médicos y policías, con el fin de ratificar que cumplen con las características para ser policías. El ministro Berrocal aseguró que "todas y cada una de las personas que llegaron a reclutarse contaban con los requisitos que exige la ley" y agregó que "ante todo tienen las ganas de ser policías". Según el comunicado oficial, los indígenas tuvieron que caminar "muchas horas" desde sus pueblos en las montañas, para llegar hasta donde las autoridades efectuaron las labores de reclutamiento. Las comunidades indígenas son las zonas más pobres de Costa Rica, donde se viven necesidades como la falta de agua potable, deficiente acceso a la salud y educación, y otros problemas como el despojo de tierras y pérdida de la cultura. Datos oficiales indican que cerca del 30 por ciento de la población aborigen no está afiliada al seguro social y 131.437 hectáreas de tierra se encuentran en manos privadas, lo que equivale al 40 por ciento del territorio indígena del país. En Costa Rica, país donde existen ocho pueblos indígenas que habitan en 24 territorios, los aborígenes suman 73.000 pobladores, equivalente a un 1,6 por ciento de los 4,5 millones costarricenses.

Descarga la aplicación

en google play en google play