Escúchenos en línea

Insólita huelga contra médicos hondureños graduados en Cuba

Por Dick Emanuelsson, ARGENPRESS. | 16 de Mayo de 2007 a las 00:00
Son 53 días de paro médico en Honduras. Pero no son los médicos hondureños con títulos los que han parado sus labores en los hospitales sino los que dentro de uno o dos años se graduarán en la Facultad de Medicina en su país. Tampoco es un paro contra el patrón, el estado hondureño, por motivos de reivindicaciones sino, un paro contra sus propios compatriotas que incluso son médicos y que han sido graduados, no en Honduras por que nunca tuvieron recursos económicos para eso, sino en la Escuela Latinoamericana de Medicina, ELAM, en La Habana. Este lunes 14 de mayo, el Colegio Médico de Honduras se unió al paro de labores que hace 53 días iniciaron los médicos internos y en servicio social. El mandato de este cuerpo colegiado ha sido el inicio de asambleas informativas indefinidas en los principales hospitales, clínicas de área y hasta en centros de salud del interior de la República. El comisionado de Derechos Humanos de Honduras, Ramón Custodio, afirmó que los egresados de la Elam deben cumplir las leyes hondureñas. "La práctica hospitalaria para poder tener un título válido la establece la legislación hondureña y es de uno o dos años en los cuales se trabaja en un hospital en calidad de becario del Ministerio de Salud", afirmó. Argumentó que "la ley tiene un carácter general de obediencia y de aplicación para todas las personas; no hace excepciones y no podemos decir que una promoción y otra no cumplirán la ley". También cuestionó el acuerdo firmado con Cuba por el canciller, porque "debían haberlo consultado y previo a una ratificación". Argenpress entrevistó a un vocero de los huelguistas, hablamos con el presidente de la central obrera hondureña Juan Barahona y hablamos con padres de familia que relatan que hay una guerra psicológica en los hospitales dirigida a los 300 médicos hondureños egresados de La Habana y que están trabajando en este momento en diferentes hospitales de Honduras. También hablamos con el vocero de estos médicos que vienen de familias pobres pero gracias a Cuba pudieron hacer realidad el sueño de un día ser lo que son hoy, médicos al servicio de los más pobres de Honduras. Detrás de este paro hay motivos políticos. Jóvenes estudiantes de familias que en general no pertenecen a las clases populares son utilizados por otros. Detrás del paro está el Colegio Médico de Honduras que, como otros Colegios en América Latina, tiene un tremendo temor por el futuro porque vienen 205 000 nuevos médicos graduados en los próximos diez años en La Habana y Caracas. Tienen un nuevo concepto de ejercer esa profesión tan noble pero tan aprovechada durante la historia de la humanidad por personas que solo piensan en ganar dinero a costa de la situación de la salud. También está la mano siniestra de la Casa Blanca que no solamente representan las transnacionales adentro del sector de salud, sino también exigen a través de sus diferentes tratados de libre comercio (TLC) que el sector de salud no es un monopolio natural del estado sino que es parte del libre mercado. Para la Administración Bush, proyectos sociales como enseñar a un ejército de jóvenes médicos latinoamericanos es un peligro o, como dice el Departamento de Estado, un factor de desestabilización de la región. Peor todavía cuando las etnias negras, indígenas y grupos sociales que jamás han tenido la oportunidad por sus respectivos gobiernos de llegar a ser médicos ahora sí tengan esa posibilidad. En Honduras esa misión verdaderamente milagrosa enfrenta ahora resistencia de los sectores más intransigentes que quieren que los médicos graduados en La Habana hagan un año de internado rotatorio, lo cual lo han hecho en la Isla. En la entrevista con el vocero de los huelguistas, este sostiene sin embargo que la salud en Cuba es tan superior y es de prevención que el internado rotario allá no es comparable con la terrible situación en que se encuentran los estudiantes hondureños que hacen su año de internado en territorio nacional. Pero es, como dice el presidente de la FUTH, Juan Barahona, solo un pretexto para obstaculizar e impedir que el pueblo hondureño tenga derecho a una salud que sea tanto preventiva como curativa con los médicos hondureños graduados en La Habana que, además, traen nuevos conceptos en muchas áreas de la Salud que no existe en Honduras.

Descarga la aplicación

en google play en google play