Escúchenos en línea

Brasil está dispuesto a «apostar» por Panamá como productor de etanol

MiPunto.com. Desde Brasilia. | 25 de Mayo de 2007 a las 00:00
El presidente Luiz Inacio Lula da Silva dijo el viernes que Brasil está decidido a "apostar por Panamá", al recibir a su colega Martín Torrijos, quien promocionó las obras de ampliación del Canal y presentó a su país como un posible puerto para el etanol con destino a Estados Unidos y Asia. "Panamá está en condiciones de facilitar que los países del Mercosur tengan acceso al mercado norteamericano", afirmó Lula, y destacó que muchas empresas brasileñas en el sector de la construcción civil y de ingeniería quieren participar en esa obra evaluada en 5.200 millones de dólares. "Usted ha podido comprobar que nuestros empresarios están dispuestos a apostar por Panamá", declaró el jefe de Estado brasileño, al referirse a los contactos que Torrijos mantuvo el jueves con hombres de negocios en Sao Paulo. "Sin duda, Panamá puede llegar a ser parte de un puerto del Pacífico para Brasil", dijo Torrijos, quien expresó su confianza en que esos proyectos se potencien gracias a una rápida ratificación del tratado de libre comercio de su país con Estados Unidos. "Estamos en la etapa final para firmar un TLC con Estados Unidos, que le abre también una enorme perspectiva a las empresas brasileñas para utilizar esta plataforma de Panamá con miras a exportar a terceros países", señaló. Panamá espera en particular adoptar la tecnología brasileña para producir etanol a base de caña de azúcar. Esos planes deben empezar a materializarse en una visita que Lula efectuará a Panamá en agosto próximo, en compañía de una comitiva empresarial. Panamá pretende duplicar a 50.000 hectáreas la superficie de tierras que tienen disponibilidad de siembra de caña. Según Plinio Nastari, de la firma brasileña Datagro, eso le daría a Panamá una capacidad de producción de 300 millones de litros de alcohol, de los cuales 60,5 millones serían para consumo interno y el resto para exportación. Los empresarios brasileños conseguirían tres objetivos: exportar tecnología, avanzar en la inclusión del etanol como una commodity energética y encontrar una base para penetrar el mercado estadounidense sin el impuesto de 0,54 dólares por galón (0,14 dólares por litro) que por el momento debe pagar allí el producto procedente del país sudamericano. El mercado más promisorio es el de la costa oeste de Estados Unidos, que avanza rápidamente en la búsqueda de combustibles menos contaminantes y más baratos que el petróleo. Todo eso será posible, claro está, a condición de que el Congreso de Estados Unidos apruebe el TLC concluido el año pasado con Panamá y que debe firmarse en junio. Un calendario que los dirigentes panameños encaran con optimismo. "Estamos trabajando con ese objetivo", para que el tratado entre en vigor ya "el próximo año", dijo a la AFP el ministro panameño de Desarrollo Agropecuario, Guillermo Salazar. En declaraciones posteriores a la prensa, Torrijos dijo que de todos modos Panamá ofrece a Brasil excelentes pespectivas de puente con el resto del mundo. "La plataforma de Panamá no sólo sirve para el mercado de Estados Unidos. Sirve también para los mercados asiáticos, con algunos de los cuales ya tenemos acuerdos comerciales", dijo el jefe de Estado Durante la visita de Torrrijos, Brasil y Panamá firmaron varios acuerdos de cooperación, en áreas técnicas, sanitarias, turísticas y deportivas.

Descarga la aplicación

en google play en google play