Escúchenos en línea

OEA analiza el grave problema de las drogas en Guatemala

Ciudad Guatemala. DPA | 1 de Junio de 2013 a las 12:14

Los países de las Américas tendrán sobre la mesa varios escenarios y una certeza cuando se reúnan la semana próxima en Antigua Guatemala en la asamblea general de la OEA: sin una solución conjunta al desafío del narcotráfico la crisis será cada vez peor.

La pequeña ciudad colonial, patrimonio cultural de la humanidad y situada unos 40 kilómetros al suroeste de Ciudad de Guatemala, acogerá de martes a jueves la cita de ministros de Relaciones Exteriores de los 34 miembros activos de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Será la primera reunión desde que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, presentó a mediados de mayo un informe sobre el problema de las drogas, a partir de un mandato dado a nivel presidencial en la Cumbre de las Américas de Cartagena un año antes.

No todos concuerdan en cuál debería ser la salida, en un continente donde confluyen la producción, distribución y consumo de drogas y hay violentos cárteles peleando un negocio que, a nivel global, tiene un valor de mercado de 320.000 millones de dólares, según la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

Guatemala, el país anfitrión, se inclina por la legalización de las drogas ante un alegado "fracaso" de la vía policial, mientras que otros gobiernos, como Estados Unidos y México, no creen que blanquear el negocio pueda contribuir a reducir la violencia.

"El área centroamericana está capturada en el tránsito entre el sur y el norte, donde flujos de drogas transitan en una dirección, y flujos de armas y dinero transitan en una dirección opuesta", dijo el representante permanente de Guatemala ante la OEA, Rodrigo Vielman.

"Este escenario plantea la necesidad urgente de un esfuerzo colectivo para responder al problema de las drogas", agregó, en vísperas de la cita ministerial.

Por primera vez desde 2010, Estados Unidos, principal mercado consumidor de drogas, enviará a la asamblea general una delegación encabezada personalmente por un secretario de Estado.

John Kerry viajará acompañado por el "zar antidrogas" Gil Kerlikowske, la secretaria de Estado adjunta para Asuntos Hemisféricos, Roberta Jacobson, y su colega del Departamento de Estado para Asuntos Antidrogas, William Brownfield.

Según la organización no gubernamental Drug Policy Alliance, tan sólo Estados Unidos destina 51.000 millones de dólares anuales a la "guerra contra las drogas" en la región.

"En Centroamérica prima cada vez más la visión de que los países de la región están pagando el precio sangriento de la demanda en Estados Unidos", dijo a dpa John Walsh de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA).

El lema elegido por Guatemala, que ya ha sido sede de dos asambleas generales (1986 y 1999), es "Por una política integral frente al problema mundial de las drogas en las Américas".

Pero nadie espera que de Antigua emerja la solución. Tampoco el documento presentado por Insulza ofrece la respuesta definitiva.

Más bien, pretende servir de base para una discusión imaginando cómo serían las cosas a partir de cuatro escenarios: si se pone en acento en legalizar las drogas, en fortalecer las instituciones, en mejorar a las comunidades o si cada quien toma su propio camino.

"No es una receta para la acción ni un pronóstico exacto de lo que va a ocurrir", sino que aspira solamente a "trazar un curso de discusión sobre el tema de las drogas", dijo Insulza.

Para el representante en México de la ONUDD, el italiano Antonio Mazzitelli, "ante un problema complejo no hay respuestas simplistas".

"Experiencias históricas muestran que las organizaciones criminales, una vez que se les acaba un negocio, se reciclan o buscan otras fuentes de ingresos", dijo en entrevista con la agencia dpa.

"Es naif opinar que quién ha vivido de ilegalidad y de crimen y de violencia de un día para el otro se vuelva un empresario que respeta la ley".

En Antigua los ministros de las Américas se ocuparán también de otros temas. Como siempre figura en el temario el reclamo argentino a Gran Bretaña sobre las Islas Malvinas, y se renovarán tres miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En cambio, Insulza dijo que no ve "mucho ambiente" para que se discutan las tensiones postelectorales en Venezuela.


Descarga la aplicación

en google play en google play