Escúchenos en línea

Ex presidente Serrano Elías no quiere apresurar regreso a Guatemala

Ciudad Panamá. Agencia EFE. | 25 de Junio de 2013 a las 19:05

El expresidente de Guatemala Jorge Serrano Elías dijo este martes que tras la anulación de la orden internacional de captura que pesaba en su contra desde hace veinte años, en algún momento tendrá que decidir el regreso a su país porque hay "presión" para ello, pero que lo hará sin precipitarse.

Serrano, quien es acusado en Guatemala de delitos de violación de la Constitución, rebelión, abuso de autoridad y corrupción tras haber fracasado en dar un "autogolpe" de Estado en 1993, se mostró desconfiado sobre "si las condiciones están dadas" para su regreso al país, pese a que consideró que "la gente" así lo desea.

En una entrevista telefónica con EFE en Panamá, país en el que reside desde 1993 en calidad de "exiliado político", el exgobernante tampoco descartó volver al ruedo político en Guatemala.

-Pregunta: Es usted un hombre libre, ¿cuándo vuelve a su país?

-Respuesta: (risas) Ahí sí que cuando Dios quiera y las condiciones me lo permitan.

-P: O sea, que de momento eso no lo ha comenzado a elaborar, a pensarlo?

R: No. Estoy en este momento... mire. No sé si usted puede imaginarse un hombre que ha sido perseguido veinte años, que han dicho de él todo lo que se les ha dado la gana y que después de un juicio largo es declarado que toda la persecución que hubo contra él fue ilegal, como efectivamente lo fue.

Veinte años en que no se presentó por parte del Ministerio Público una sola prueba. Y que ha sido una persecución, la más larga de la historia de mi país sin lugar a dudas. Y todo para encubrir una serie de fechorías que en el país se han hecho y que se siguen haciendo.

Entonces el país hoy está conmocionado. Es decir, hoy he recibido llamadas de todo tipo de gente. Y conmocionados, obviamente la gente quiere que yo regrese, mucha gente me lo dice, pero yo no sé si las condiciones están dadas.

Ahora, yo quiero regresar, porque es mi país, ahí vive mi familia, ahí como dicen en buen castellano 'ahí enterré el ombligo'. Pero usted sabe que es un país que está totalmente sin ley, es un país donde la impunidad llega al 99 por ciento. Entonces, estoy hoy definiendo realmente si mi lucha (...) va a ser impedir que haya persecuciones como las ha habido contra mi y ver cómo hacemos para que la justicia en este país (Guatemala) impere, porque un país con justicia puede ser un país, un país sin justicia es un infierno.

Así que en esas estoy, aclarando un poco mis conceptos para estar absoluta y totalmente claro que no quiero entrar (...) en un proceso de revanchas, ni rencores, ni cosas de esas que me hundan, sino que si voy a hacer algo que sea algo que sea positivo para mi país, para sacarlo de donde se encuentra.

-P: ¿Tampoco está pensando en un reclamo al Estado guatemalteco?

-R: Eso no lo he descartado tampoco. Es decir, porque hay una cosa que sí es cierta y es que algún escarmiento tiene que haber, pero no es con un afán de revancha ni de rencor, sino que es como parte del afianzamiento de lo que debe ser la justicia.

-P: Esta noticia (la anulación de la orden internacional de captura) le llega después de la publicación de dos libros ("El desmadre tiene nombre" y "La guayaba tiene dueño").

-R: Efectivamente. Yo creo que los libros tuvieron mucho que ver. Los libros tuvieron mucho que ver porque yo hago un análisis histórico de quiénes secuestraron mi país, y doy documentos y hechos históricos que son una realidad, son incontroversiales verdades, porque ante la prueba documental, que es la prueba reina, qué se puede decir. Y en el libro de 'El desmadre tiene nombre', pues lo que yo hago realmente es un juicio de lo que ha acontecido con los diferentes sectores de poder en mi país y adónde han llevado a mi país. Esto indiscutiblemente que creó realmente una recapacitación en mucha, mucha gente en Guatemala.

Es decir, que tenían una perspectiva diferente de lo que el país es y de las acciones que a mi me tocó tomar para salvaguardar realmente la integridad del país. Entones, estamos en (...) un punto de inflexión muy grande para mi familia y para mi, que hemos estado perseguidos y marginados por 20 años. Pero también un punto de inflexión muy grande en el país, porque lo que yo estoy viendo en las pocas horas que se tiene de haber sido conocida la noticia, lo que hay es una reflexión (...) de decir, bueno, ya paremos esto, pues. Y yo creo que ojalá el ejemplo mío sirva para que nunca vuelva a pasar lo que ha pasado.

-P: De momento, entonces, usted sigue con su familia acá en Panamá?

-R: Sí. Yo sigo con mi familia en Panamá. En mi corazón está algún día poder regresar a mi país y hacer algo.

-P: ¿Hacer algo políticamente?

-R: Obviamente. Políticamente, porque de otra forma cómo. Si uno quiere reformar un sistema jurídico que está corrupto, tiene que hacerse desde una perspectiva política, porque de otra forma cómo.

-P: ¿Usted acá (en Panamá) vive con sus hijos?

-R: Tengo cinco hijos, ocho nietos y tres nueras, mi esposa y yo. Ya tenemos una familia totalmente establecida en Panamá. Después de 20 años no nos quedaba otra, verdad.

Y realmente en Panamá han sido con nosotros espléndidos en términos de la protección y la hermandad con las que nos han acogido y protegido. Ahora, sí quiero decirle que el Gobierno panameño desde hace más de diez años, quince años, el Gobierno (panameño) declaró lo ilegal de la persecución, es decir está la resolución del presidente (Ernesto) Pérez Balladares (1994-1999), ratificada después por la presidenta Mireya Moscoso (1999-2004) y después por el presidente (Martín) Torrijos (2004-2009) y el presidente (Guillermo) Endara (1989-1994). Es decir, cuatro presidentes consecutivamente, (que) condenaron incluso al Estado guatemalteco por esa persecución.

También hay opiniones de juristas guatemaltecos de hace entre diez a once años, en donde decían que la persecución no tenía fundamento jurídico, y que era una persecución eminentemente política e injusta.

Hay magistrados que opinaron en contra de múltiples acciones judiciales que se llevaron contra mi, pero la gente que estaba empujando la persecución no tenían escrúpulos ni les faltaba dinero para hacerlo. Pero gracias a Dios hubo tres magistrados que se apegaron al derecho (en el fallo a su favor).

Yo tengo entendido que fue una resolución muy discutida, muy discutida y muy consultada en que participaron múltiples juristas, porque es una resolución muy delicada, pero para mi sinceramente fue, hoy, extremadamente satisfactorio cuando en la mañana me comunicaron el tenor de la resolución.

-P: ¿Usted en Panamá se dedica al negocio de los bienes raíces?

-R: Sí. Es lo que hacía en Guatemala. Yo toda mi vida me he dedicado a eso y eso es lo que yo sé hacer.

-P: Gracias señor expresidente por sus respuestas.

-R: Créame que en algún momento tengo que tomar decisiones (sobre regresar a Guatemala) porque hay presión, pero no me quiero precipitar, lo quiero hacer en el tiempo del Señor. Muy agradecido con Dios, porque esto (volver) solo con la ayuda de Dios será posible".


Descarga la aplicación

en google play en google play