Escúchenos en línea

Ordenan captura del director y de dos ex directores del Seguro Social en Panamá

BBC Mundo. Desde ciudad Panamá. | 31 de Mayo de 2007 a las 00:00
Autoridades judiciales de Panamá ordenaron el arresto de tres altos funcionarios responsables de la distribución de medicinas que fueron contaminadas con dietilenglycol, un químico tóxico que ocasionó la muerte a más de 102 personas en este país centroamericano. Según informó el Ministerio Público, se extendió una orden de detención contra el director de la Caja de Seguro Social (CSS), René Luciani, además de los ex encargados de esta entidad de salud, Juan Jované y Rolando Villalaz. Jované, quien administró la CSS entre 2000 a 2003, fue inmediatamente arrestado en ciudad de Panamá, pero se desconoce el paradero de Luciani y de Villalaz. Los insumos con el tóxico fueron licitados y vendidos a la CSS en el periodo de Jované-Villalaz, mientras que el envenenamiento ocurrió durante la administración de Luciani, según las investigaciones. El presidente Martín Torrijos, al reaccionar a la medida, dijo que espera que la investigación a estas tres personas se desarrolle de forma "científica" y que al final "prevalezca sólo la verdad". "Conozco de sus desvelos (aludiendo a Luciani), de su preocupación y sufrimiento por la pérdida de vidas generada por el envenenamiento con dietilene glycol, por lo que espero que tenga un debido proceso con todas las garantías, al igual que las otras personas que han sido mencionadas", subrayó. La medida tiene lugar después que el fiscal encargado del caso, Dimas Guevara, pidió que se revierta la decisión de un tribunal, el cual dictó recientemente libertad condicional a dos de los directivos de la empresa Medicom que vendió la glicerina con el tóxico a la CSS. La medida tiene lugar después que el fiscal encargado del caso, Dimas Guevara, pidió que se revierta la decisión de un tribunal, el cual dictó recientemente libertad condicional a dos de los directivos de la empresa Medicom que vendió la glicerina con el tóxico a la CSS. Guevara informó a su vez que su oficina está a la espera de que China responda a una reciente solicitud de asistencia judicial internacional que ayudaría a deslindar responsabilidades. Alejandro y Josefa Cruz, de Medicom y detenidos desde fines del 2006, recibieron libertad condicional, la cual les había sido negada anteriormente. A Medicom S.A. se le acusa de vender a la CSS los insumos contaminados con dietilene glycol, con los que se elaboraron dos jarabes, uno para la tos y otro que se emplea en reacciones alérgicas, así como dos lociones para la piel. Se les acusa de atentar contra la salud pública. Los casos de las muertes por medicamentos tóxicos se conocieron a comienzos de octubre, con la aparición de personas afectadas por un síndrome que provocaba graves fallas renales. En un principio estuvieron detenidos 11 funcionarios de la CSS, pero a todos se les ha dictado libertad condicional. De acuerdo con las investigaciones, Medicom adquirió la glicerina de la compañía española Rasfer Internacional, que su vez la obtuvo de una empresa de China. Las acciones judiciales en el Istmo surgen tras ocho meses de conocerse el escándalo de la producción de jarabes con un insumo procedente de China, que supuestamente era glicerina, utilizada para fabricar medicamentos, pero que en realidad era dietilenglycol. Fue en los laboratorios industriales de la Caja de Seguro Social en donde se mezcló el mortal veneno, que es un tóxico utilizado como solvente automotriz, ocasionando que cientos de personas sufrieran terribles afecciones e incluso la muerte por problemas renales. Se estima que 102 personas murieron por envenenamiento, aunque pesquisas posteriores solicitadas por familiares de otros afectados pueden elevar la cifra de fallecidos a 200, indicaron fiscales en Panamá. Este jueves, el gobierno chino cuestionó a funcionarios públicos y empresarios en Panamá por no verificar correctamente los productos enviados para la producción de medicinas. China aclaró que el dietilenglycol enviado a Panamá a través de dos empresas de la región de Jiangsu, especificaban que el insumo no era para consumo humano. En tanto, Panamá todavía no logra sobreponerse por el terrible golpe de los envenenamientos masivos y los nuevos hallazgos de dentífricos con dietilenglycol. Abogados y fiscales panameños que investigan los envenenamientos reconocen que este último escándalo demostró los pocos controles de los productos procedentes del extranjero. Pekín también ha sido acusada por no haber realizado controles más severos en las exportaciones de productos médicos y de aseo personal hacia el continente americano. Recientemente, la Administración y Drogas de Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés) emitió una alerta para verificar la seguridad sanitaria de productos chinos. La razón fue la aparición en Panamá de pastas de dientes con el veneno dietilenglycol, que fueron posteriormente distribuidas hacia otras naciones latinoamericanas como República Dominicana, Costa Rica, Nicaragua y Colombia. Este jueves, las autoridades sanitarias nicaragüenses incautaron 40.000 mil tubos de pasta de dientes producida en China. Además, el hallazgo de melanina -otro químico peligroso- en alimentos para perros hechos en China que se distribuyeron en EE.UU. obligó a la FDA tomar medidas más rígidas contra Pekín. China condenó a muerte a Zheng Xiaoyu, un alto ex funcionario que fue sobornado por empresarios locales tras autorizar miles de patentes de fabricación y distribución de medicamentos en el país asiático. Zheng confesó su responsabilidad en los sobornos y también en la muerte en China de 10 personas por productos médicos o alimentos contaminados en este año.

Descarga la aplicación

en google play en google play