Escúchenos en línea

Pese al rechazo de los campesinos, Guatemala vive la fiebre del etanol

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Guatemala. | 2 de Junio de 2007 a las 00:00
Guatemala ha entrado en el "boom" del etanol, producto por el que apuestan los ingenios azucareros, pese al rechazo que ha provocado entre los campesinos e indígenas utilizar productos agrícolas de primera necesidad para producir agrocombustibles. Aunque el etanol ya se produce en pequeñas cantidades en este país centroamericano, no es posible utilizarlo por falta de una legislación que permita mezclarlo con la gasolina en el mercado local. Según Armando Boesche, de la Asociación de Azucareros de Guatemala (Azasgua), los ingenios ya están trabajando con el etanol pensando en EEUU y Europa, que han abierto un nuevo mercado para ese producto como sustitución del petróleo. Los ingenios cuentan con cuatro fábricas que producen etanol que exportan a México, pero se desconocen los montos que se envían a ese mercado así como la capacidad de producción que tienen en la actualidad. Uno de los mayores ingenios, el Magdalena, situado en la costa sur , produce unos 420.000 litros diarios de etanol en su planta que transforma la melaza en alcohol carburante. Pero el proyecto que promueve el gobierno de EEUU en América Latina, de utilizar productos agrícolas, sobre todo maíz, para transformarlos en agrocombustibles, es rechazado por los sectores campesinos, indígenas y organizaciones sociales. Según Orlando Blanco, del Colectivo de Organizaciones Sociales (COS), este proyecto ocasionaría una "catástrofe alimentaria mundial" porque utilizar gran cantidad de maíz para extraer un galón de etanol "es una ofensa a la gente que se está muriendo de hambre". En Guatemala, según Blanco, el proyecto causaría una crisis "devastadora" porque haría desaparecer la producción de granos básicos en el país, donde el 50 por ciento de su población vive de la agricultura y la base de su dieta alimenticia es el maíz. El dirigente de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinos (CNOC), Aparicio Pérez, secunda la advertencia de Blanco, por considerar que el proyecto del etanol desde el maíz generará más pobreza y hambre. Según Pérez, una eventual aprobación del Gobierno a la siembra y exportación de maíz para producir agrocombustibles violaría la Ley de Seguridad Alimentaria en Guatemala, país con grandes problemas de desnutrición. El cultivo masivo de maíz con fines de producción de combustible es "una grave amenaza para la seguridad alimentaria de los guatemaltecos", sostiene Carlos Arreaga, del Consejo Campesino Kabawil, miembro de la CNOC. A criterio de Arreaga, los terratenientes y latifundistas guatemaltecos se van a dedicar al cultivo del maíz para exportarlo a los productores de etanol, lo cual afectará más al sector campesino y provocará más desnutrición y hambruna. Cifras oficiales señalan que uno de cada dos niños del interior del país sufren de desnutrición crónica, y el 80 por ciento de los 13 millones de guatemaltecos viven en condiciones de pobreza. Según el dirigente del Comité de Unidad Campesina (CUC), Daniel Pascual, el etanol es la respuesta de las grandes potencias a la crisis provocada por la falta de control sobre la producción del petróleo. Los sectores campesinos aseguran que EEUU quiere hacer de los pequeños países, como Guatemala, "los paraísos de monocultivos de maíz o caña de azúcar para que le provean de las materias primas para producir etanol". Los gobiernos de Brasil y EEUU, los dos principales productores mundiales de etanol, firmaron en marzo pasado un memorando de entendimiento para aumentar su cooperación en agrocombustibles y dieron por sentado involucrar a los países de Centroamérica y el Caribe en la producción y consumo local de este producto. El canciller, Gert Rosenthal, comentó en marzo pasado que a su país le interesa diversificar el mercado energético para incrementar el uso de etanol, porque tiene posibilidades de ser un importante proveedor de ese agrocombustible, a partir de la caña de azúcar. Guatemala posee en la actualidad unas 213.000 hectáreas de cultivo de caña, que en la zafra 2006-2007 produjeron unos 47,1 millones de quintales (45 kilos) de azúcar.

Descarga la aplicación

en google play en google play