Escúchenos en línea

FMLN mantiene liderato en las encuestas a pocos meses de las elecciones

San Salvador. Agencias. | 27 de Julio de 2013 a las 13:56

Cuando falta medio año para las elecciones, todo apunta a que el próximo presidente de El Salvador surgirá en una segunda vuelta porque ningún candidato superará el 50 % en intención de voto para el primer intento, según los analistas políticos.

Algunas encuestas publicadas en los últimos meses dan la ventaja al oficialista Salvador Sánchez Cerén y otras al opositor Norman Quijano, pero todas coinciden en que están lejos del 50 %, mientras que el expresidente Elías Antonio Saca se mantiene como tercero.

Las elecciones presidenciales del 2 de febrero de 2014 serán convocadas oficialmente por el Tribunal Supremo Electoral el 23 de septiembre, pero los salvadoreños llevan meses inmersos en campaña.

El candidato que quiera ganar en una primera vuelta tendrá que hacer "un gran esfuerzo" para superar el 50 % porque en los sondeos ya se llegó al "techo" de la intención de voto, dijeron por separado a Efe los analistas Ramón Villalta y Roberto Cañas.

"No veo que se vaya a mover mucho" lo que reflejan las encuestas "y, por tanto, es inminente una segunda vuelta", aseveró Villalta, director ejecutivo de la organización no gubernamental Iniciativa Social por la Democracia (ISD).

Los sondeos ya permiten "cierto nivel de certidumbre; por ejemplo, que va a existir segunda vuelta, que va a ser muy apretado el resultado, que hay un importante porcentaje de indecisos", dijo Cañas, uno de los firmantes por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de los Acuerdos de Paz de 1992 que acabaron con la guerra civil.

"Hay un empate técnico; los dos candidatos que tienen más intención de votos (Sánchez Cerén y Quijano) ya llegaron a su techo", que "es el 30 %", enfatizó Cañas, hoy alejado del FMLN, la antigua guerrilla y ahora partido en el poder.

De las últimas dos encuestas, una reflejó una leve ventaja de Sánchez Cerén, del izquierdista FMLN y actual vicepresidente del país, y la otra dio la delantera a Quijano, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y alcalde de San Salvador.

Sánchez Cerén obtuvo el 29,9 % y Quijano el 28,9 %, indicó un estudio de JBS Opinión Pública, divulgado hace una semana por El Diario de Hoy.

Quijano superó también levemente a Sánchez Cerén, 33 % sobre 32 %, en un sondeo de la firma mexicana Mitofsky difundido el 22 de julio por Telecorporación Salvadoreña.

Ambas encuestas situaron en tercer lugar, con un 27,7 % y un 18 %, respectivamente, al expresidente Saca, quien gobernó por ARENA en el período 2004-2009 y ahora es apoyado por un grupo de partidos minoritarios de derecha.

Villalta y Cañas subrayaron que los candidatos tienen el reto de atraer a los votantes indecisos y consideraron difícil que Saca incline la balanza en una segunda vuelta porque, aunque tiene recursos económicos, carece de "voto duro".

"Los dos partidos grandes son los que tienen las posibilidades de ir a segunda vuelta porque tienen el dinero y la estructura territorial para poder desarrollar actividades, para defender el voto después", expuso Cañas.

Añadió que "Saca sí tiene dinero, pero no tiene la estructura organizativa de partido que cubra a nivel nacional con solidez y defienda el voto después".

Villalta coincidió en que la segunda vuelta "sería más una competencia de votos duros", del FMLN y ARENA, en la que "no necesariamente este bloque (de Saca) sería el que decidiera".

"Aunque el llamado (a votar por algún aliado en segunda vuelta) lo pueda hacer Saca, no es un voto duro, no es un voto fiel", el de su grupo, por lo que es "muy complicado prever que éste termine influyendo en la decisión" final, explicó.

Villalta enfatizó que "el candidato que quiera romper con una posible segunda vuelta tiene que en verdad generar (...) esperanza" entre los votantes.

"No creo que como candidatos puedan mejorar su carisma, yo creo que eso sí está muy difícil, pero sí" podrían buscar "compromisos sobre cambios que puedan concretar las esperanzas de las personas", indicó el director de la ISD.

Cañas consideró que, a pesar de adelantarse a la convocatoria oficial, "la campaña ya llegó a su punto de saturación" y los candidatos incluso "tendrán que buscar casa por casa" los votos en los próximos meses.

Además, Cañas aventuró una eventual sorpresa al alertar sobre "otro elemento que nadie sabe" cómo terminará, porque los candidatos no se han inscrito oficialmente y no lo harán hasta en octubre y para entonces "puede pasar cualquier cosa".

Hasta ahora, la única vez que las elecciones salvadoreñas se definieron en una segunda vuelta fue en 1994, las primeras tras los Acuerdos de Paz, cuando Armando Calderón Sol, de ARENA, derrotó a Rubén Zamora, que encabezaba una coalición de izquierda que incluía al FMLN y hoy es embajador en Estados Unidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play