Escúchenos en línea

Empresarios furiosos porque militares controlan empresa eléctrica en Honduras

LaVoz.com. Desde Tegucigalpa. | 6 de Junio de 2007 a las 00:00
Líderes empresariales y sindicales criticaron el miércoles la decisión del presidente Manuel Zelaya de designar en puestos clave a 15 militares de alto rango en la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), en un supuesto esfuerzo por impedir la corrupción que mantiene al borde de la quiebra a la institución estatal. "Esa medida indica que, según el gobierno, los civiles no tenemos capacidad de hacer frente a nuestras responsabilidades", dijo a la AP Mario Canahuati, presidente del Consejo de la Empresa Privada (COHEP). "... denota que hemos retrocedido a un proceso que superamos en los 80... y estamos preocupados", agregó Canahuati. Aludió así a que las fuerzas armadas gobernaron por la fuerza a Honduras de 1957 a 1981, tras derrocar a tres presidentes elegidos democráticamente. El COHEP agrupa a 57 organizaciones empresariales del país. "La acción constituye un irrespeto a los sindicatos", aseguró el presidente de la Central General de Trabajadores (CGT), Daniel Durón. "La disposición no rescatará la entidad y generará un ambiente de zozobra entre los 4.000 empleados de la ENEE... y no permitiremos que esa gente sea tirada a la calle (despedida)", subrayó. "Se trata de la incapacidad del Poder Ejecutivo de sacar adelante a una empresa de interés público, que también es un patrimonio histórico del pueblo", subrayó. La CGT, de tendencia socialcristiana, agrupa a 150.000 miembros. El presidente del sindicato de la ENEE, Miguel Aguilar, advirtió que "habrá una confrontación entre los sindicalistas y los militares que han asumido el control de la entidad porque se viola la estabilidad laboral". El vocero de la junta militar interventora de la ENEE, coronel Porfirio Moreno, anunció el despedido inmediato de unos 106 empleados de la institución con sueldos de más de 3.000 dólares mensuales. "La mayoría de ese personal es del área administrativa", dijo. La intervención la encabezan los ministros de Defensa, Arístides Mejía, y de Finanzas, Rebeca Santos. Es ejecutada por el gerente operativo, general de división René Oliva, quien tiene a su mando a otros dos generales, tres coroneles, dos tenientes coroneles, dos mayores y cinco capitanes de infantería. Según el gobierno, alrededor de 15.000 empresarios y 3.000 residencias particulares, que consumen el 70% de la energía estatal, adeudan desde hace 15 años más de 20 millones de dólares a la ENEE, mientras que otros centenares de miles de clientes evaden el pago del servicio. Es la tercera vez que Zelaya interviene a la institución en los 14 meses de su gestión. La prensa local ha criticado la medida de Zelaya porque los militares han demostrado ser malos administradores, debido a que en 15 años quebraron unas seis empresas que adquirieron y fortalecieron entre 1963 y 1980.

Descarga la aplicación

en google play en google play