Escúchenos en línea

Más de 500.000 niños indígenas trabajan en el campo en Guatemala

MiPunto.com. Desde ciudad Guatemala. | 13 de Junio de 2007 a las 00:00
Alrededor del 61% de los niños y adolescentes guatemaltecos, más de 500.000, trabajan en el sector agrícola, una de las peores formas de trabajo infantil, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). "Se está poniendo en peligro la salud, la seguridad de estas niñas y niños, por cuanto en la mayoría de los casos están expuestos a sustancias agroquímicas, manejo de maquinaria pesada, o bien a largas jornadas laborales y trastornos climáticos muy fuertes", afirmó Guillermo Dema, de la OIT. Las declaraciones de Dema se dieron durante la presentación, la noche del martes, de un estudio en el marco de la conmemoración del Día Internacional Contra el Trabajo Infantil, promovido por la OIT a nivel mundial. "En Guatemala estamos hablando que, según las estadísticas, hay cerca de 500.000 niños que están trabajando por debajo de la edad mínima para acceder al empleo, es decir por debajo de los 14 años y la gran mayoría de ellos pertenecen a pueblos y comunidades indígenas", agregó el experto. El consultor, quien se desempeña como director subregional del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC, por sus siglas en inglés), sostuvo que se pone en peligro la salud y el desarrollo de los niños y adolescentes. "Este tipo de trabajo les impide acceder al sistema educativo, con lo que no sólo se pone en peligro la salud y seguridad, sino también su futuro profesional pues al no tener estudios, difícilmente van a tener un porvenir mejor y se hace mucho hincapié en que este tipo de situaciones suscita la perpetuación de un ciclo de pobreza", agregó. En este sentido, el estudio subraya que una de las causas por las que estos niños y niñas estén trabajando es la pobreza en la que están inmersas sus familias, y al dejar de lado los estudios sólo consiguen que se perpetúe el ciclo "perverso de exclusión y violencia", según Dema. El vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein acepta las dimensiones que dicho problema alcanza en este país centroamericano y sostiene que es un mecanismo utilizado desde hace décadas por las familias indígenas para aumentar los ingresos del núcleo familiar. "Este es un problema que se da por razones de exclusión histórica de los indígenas mismos por dificultades de acceso a trabajo de sus padres. Es un recurso indispensable el poder incorporar a las criaturas a los trabajos regulares para redondear los ingresos del grupo familiar", advirtió Stein. Pero, según Dema, además de evidenciar el problema en Guatemala, el estudio también refiere a una serie de recomendaciones para que el plan nacional de prevención y erradicación del trabajo infantil en el país establezca estrategias particulares que permitan tener una incidencia y un impacto mayor en este tipo de comunidades. De acuerdo con el informe, de un total de 937.530 niños, niñas y adolescentes que trabajan en Guatemala un 52,3% son indígenas, de los cuales el 56,4% oscilan entre los 5 y 14 años, mientras el resto van desde los 15 hasta los 17 años.

Descarga la aplicación

en google play en google play