Escúchenos en línea

Arzobispo salvadoreño pide consideración a inmigrantes en EEUU

Varias agencias. Desde San Salvador. | 17 de Junio de 2007 a las 00:00
El arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz, pidió este domingo al Congreso estadounidense tener "consideración" con los miles de inmigrantes ilegales que se encuentran en ese país al momento de definir una reforma migratoria que les beneficie. "En el caso de Estados Unidos hay que recordar que todos los que están en el Senado son inmigrantes o hijos de inmigrantes, que vivieron una migración a Estados Unidos hace un par de siglos. Es un país de inmigrantes y deben entonces de tener una consideración hacia los inmigrantes actuales", consideró Saénz. En Estados Unidos viven unos 2,5 millones de los 2,8 millones de salvadoreños que están en el extranjero y que durante el 2006 enviaron en concepto de remesas familiares 3.315,7 millones de dólares, el 16% del PIB de El Salvador. Saenz Lacalle afirmó que "la tierra es una tierra para ser habitada por la gran familia humana, por lo tanto, debe haber una apertura para la migración, que sin embargo debe estar regulada por los diversos países". "La migración debe estar regulada pero no para rechazarla, sino más bien para canalizar ésta necesidad de trabajo que la gente tiene, y por tanto debe haber una legislación oportuna, pero teniendo en cuenta el principio general que todos somos hermanos y que debe haber una ayuda considerable a quien necesita emigrar", sostuvo Sáenz. El religioso dijo que "es lamentable de que haya bastantes emigrantes que están moviéndose fuera de la ley lo cual está haciendo un daño a la buena fama de los otros emigrantes que son buenos trabajadores". Para el arzobispo los países emisores de emigrantes hacia Estados Unidos deben hacer esfuerzos "para que haya mas vigilancia con respecto a toda la criminalidad que puede darse" y lamentó los vínculos existentes entre la migración y el narcotráfico. Republicanos y demócratas alcanzaron el jueves un acuerdo para reintroducir a consideración del pleno del Senado un proyecto de reforma migratoria que había sido retirado de debate luego de desacuerdos entre ambos partidos. El proyecto promueve la creación de un sistema de regularización basado en méritos para unos 12 millones de inmigrantes indocumentados que se estima residen en el país, así como el aprendizaje del inglés. También crea un programa de permisos temporales de trabajo por períodos de dos años, renovables hasta en dos ocasiones, con lapsos de un año de separación entre cada renovación que los trabajadores deberían pasar en sus países de origen. En otro orden, alabó la gestión del presidente estadounidense, George W. Bush, por "el esfuerzo máximo que está haciendo para que se ablanden las condiciones y se permita la migración a mano de obra que debe estar, primero cualificada, y por otra parte que debe ser respetuosa con las leyes del Estado". Sáenz Lacalle dijo también que "es mayor el beneficio" que los países reciben por medio de las remesas, por lo que afirmó que "ojalá que haya una buena voluntad" y se "consiga pronto una ley que regule mejor, pero con amplitud". Por su parte, el presidente salvadoreño, Elías Saca, señaló este domingo en un mensaje radial que está "muy optimista" sobre el regreso de la discusión de la reforma en el Senado y que "dentro de pocos días tendremos buenas noticias". Saca, quien el lunes y martes pasados realizó una visita a la capital estadounidense para conversar con senadores sobre este tema, recordó que el viernes recibió una llamada telefónica de Bush para agradecerle por sus gestiones. Agregó que su colega le "confirmó que la reforma migratoria está más viva que nunca y volverá a discutirse en el Senado".

Descarga la aplicación

en google play en google play