Escúchenos en línea

Afirman que el crimen organizado controla las cárceles hondureñas

Tegucigalpa. Agencia PL. | 6 de Febrero de 2014 a las 18:11

El crimen organizado maneja la situación en las cárceles de Honduras, desde cuyo interior moviliza unos tres mil 66 millones de lempiras -más de siete mil dólares-, informaron este jueves autoridades en este país.

Extorsiones, el cobro del impuesto de guerra y el narcomenudeo, constituyen las principales fuentes de ingresos de los convictos en las penitenciarías y la base de ese monto, equivalente a 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de la nación.

"Esta problemática en los centros de reclusión hondureños es una realidad que no se puede tapar con un dedo", declaró a la prensa el coordinador de la Comisión de Transición de los Centros Penales, José Augusto Ávila.

Señaló que, aunque el Ejército colabora con un anillo de seguridad en las inmediaciones de las cárceles para combatir el tráfico de armas y drogas, continúa el comercio.

Calificó a esas instalaciones de papa caliente y esgrimió que el presupuesto asignado para resolver la situación en ellas es limitado y no da para ejecutar las obras que quisiera realizar el gobierno de Juan Orlando Hernández, investido como presidente el 27 de enero.

Según Ávila, esta nueva administración proyecta implementar obras de rehabilitación "porque no basta que la persona este recluida, hay que ponerlos a trabajar, en talleres, maquila, en cultivo de tierra y brindarle planes educativos para que cuando salga pueda reintegrarse a la sociedad".

"Tenemos deficiencias en el interior de las cárceles por el hacinamiento a nivel nacional, y por eso recomendamos de inmediato remodelar los centros como la de El Porvenir, Comayagua", afirmó.

Los penales de mayor concentración poblacional en Honduras son las de Tegucigalpa y San Pedro Sula, los cuales en 2012 fueron el escenario de diferentes hechos que dejaron alrededor de 389 muertos.

El funcionario también aludió a las condiciones infrahumanas en que vive la población penitenciaria, la pésima alimentación y el peligro cada vez mayor a perder la vida, en manos de un compañero que porta un arma tolerada por la autoridad o por la pésima infraestructura.

Esas situaciones fueron denunciadas en varias ocasiones por diferentes organizaciones civiles y defensores de los derechos humanos en este territorio, recordó el periódico La Tribuna, en su versión digital.


Descarga la aplicación

en google play en google play