Escúchenos en línea

Más de un millón de hondureños reside en el exterior

Varias agencias. Desde Tegucigalpa. | 24 de Junio de 2007 a las 00:00
Un total de 1.050 hondureños ha emigrado al exterior, 850.000 de ellos hacia Estados Unidos, según un informe divulgado este domingo por el gubernamental Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh). "Un millón cincuenta mil hondureños, el 14% de la población del país, ha emigrado hacia diversos países del mundo, en los últimos años", anotó el organismo humanitario en su informe. La población de Honduras es de 7,5 millones de habitantes, de los cuales el 71% es pobre. El gobierno cree que en promedio cada 15 minutos un hondureño viaja hacia Estados Unidos sin la documentación en regla, pero apenas el 17% logra su propósito. Asimismo, alrededor de 50,000 de ellos solicitan visa cada año a los consulados estadounidenses para viajar legalmente, aunque sólo 10,000 la obtienen. De acuerdo con el estudio, "en Estados Unidos estarían residiendo, legal e ilegalmente, unos 850 mil, es decir, cerca del 81% del total de emigrantes, y el resto habita en España, Canadá, México y otros países". El Instituto de Política Migratoria indica que la comunidad hondureña es la quinta más numerosa en situación irregular en Estados Unidos, y también la de mayor crecimiento si se incluye a sus descendientes. Dentro de Estados Unidos, el 23,2% de los hondureños habita en el estado de Texas, el 13,7% en California, el 11,6% en Florida, el 9,2% en Nueva York, el 6% en Luisiana, el 5,3% en Georgia, el 4,9% en Virginia, el 4,6% en Carolina del Norte, el 3,5% en Arizona, el 2,5% en Colorado y el 15,5% en otros estados. El 13,7% de los hondureños trabaja en actividades de agricultura, construcción, cocina, limpieza, pintura, mecánica, soldadura, transporte, comercio y oficios domésticos en California; el 11,6% en Florida; el 9,2% en Nueva York; el 6% en Luisiana; el 53,% en Georgia; el 4,9% en Virginia; el 4,6% en Carolina del Norte; el 3,5% en Arizona; el 2,5% en Colorado, y el 15,5% en otros estados. En el 2004 enviaron remesas por 1.135 millones de dólares, monto que en el 2006 ascendió a 2.400 millones y en el 2007 se calcula que remitirán 2.800, que equivale al 25,4% del producto interno bruto del país. El informe explica que Honduras es un país "emisor" de emigrantes, comparado con otros países del área como Nicaragua, El Salvador y Guatemala, que tuvieron una alta cifra de refugiados políticos como consecuencia de los conflictos internos armados en los años setenta y ochenta. El comisionado de Derechos Humanos, Ramón Custodio, comentó que "el emigrante hondureño busca en la sociedad estadounidense y la de otros países, el trabajo y la satisfacción de necesidades y oportunidades que no encuentra en su propia sociedad". Según el gobierno, Honduras recibió remesas por unos 2.400 millones de dólares en 2006, equivalentes al 25% del Producto Interno Bruto (PIB) y para 2007 se espera un crecimiento a más de 3.000 millones. Las cifras del Comisionado de los Derechos Humanos son similares a las que maneja la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras, país que este año de nuevo ha sido beneficiado con la ampliación del Estatus de Protección Temporal de Estados Unidos para indocumentados centroamericanos que llegaron a la nación del norte después de 1998. Ese amparo favorecerá a unos 70.000 hondureños, según la Cancillería hondureña. Custodio dijo que los hondureños buscan en Estados Unidos y otros países "el trabajo y la satisfacción de necesidades y oportunidades que no encuentra en su propia sociedad". Son muchos los que se van "en busca trabajo, estudio, superación, seguridad social, razón por la cual se le llama emigrante económico social para diferenciarlo del que busca asilo político", recalcó Custodio. El funcionario recordó que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reveló en su informe de 2006 que el Índice de Desarrollo Humano de Honduras está estancado por los altos niveles de pobreza y desigualdad social. Además, según el Banco Mundial, en 2003, Honduras se ubicó en el tercer lugar de los países latinoamericanos con mayor desigualdad educativa y el quinto con mayor desigualdad en la distribución del ingreso per cápita. Custodio expresó que en su viaje a Estados Unidos, el inmigrante hondureño "sobrevive a muchos peligros y amenazas, prueba de ello es que algunos quedan mutilados en el camino y otros mueren en su intento". El sábado, dos hondureños que iban hacia Estados Unidos, llegaron deportados de Tamauluipas, México, en estado de coma, tras sufrir un accidente de tráfico el 29 de abril pasado. Según Custodio, en seis meses más de 15,000 hondureños han sido expulsados de Estados Unidos por permanecer allí ilegales. Estados Unidos y México deportaron al menos 310,543 hondureños que ingresaron sin documentos desde 1997 a ambos países. Las estadísticas publicadas por la Dirección General de Migración establecen que Estados Unidos expulsó 100,429 hondureños en 10 años, de 1997 a junio de 2007, en tanto que México lo hizo con 210,144 en apenas cuatro años, de mayo de 2003 a la fecha. Una parte de quienes emigraron lo hizo porque en Honduras se violaron sus derechos económicos, sociales y culturales, afirmó Custodio. "El problema es que huyen de las violaciones de que son víctimas en Honduras, pero en los países de tránsito son objeto de innumerables vejaciones y abusos... y en las naciones de destino se criminaliza su condición de indocumentados, se les discrimina y restringe el acceso a los servicios básicos de salud y educación", aseguró el Comisionado Nacional de Derechos Humanos. Según Custodio cuando los hondureños son repatriados "se les empieza a llamar deportados, y de héroes anónimos pasan a ser villanos, ya que se les estigmatiza y se les inculpa incluso por el alto índice de la delincuencia en el país, como consta en reiteradas declaraciones de algunos funcionarios del Gobierno". El Comisionado de los Derechos Humanos le recomendó al Gobierno que preside Manuel Zelaya que en conjunto con los demás gobernantes de Centroamérica intensifiquen sus contactos con Estados Unidos para detener las deportaciones masivas. Eso significa "suspender las redadas y la serie de medidas anti inmigrantes, particularmente las que se traducen en el fraccionamiento familiar", acotó Custodio. En su opinión, el Gobierno hondureño también debe impulsar programas efectivos de recepción y de inserción laboral y social para las personas deportadas vía terrestre y aérea.

Descarga la aplicación

en google play en google play