Escúchenos en línea

Preocupa derrame petrolero en Panamá

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Panamá. | 28 de Junio de 2007 a las 00:00
Organizaciones ecologistas nacionales e internacionales expresaron el miércoles su preocupación por el derrame de 5.000 barriles de crudo en Bocas del Toro, en el Caribe panameño, y por proyectos inmobiliarios que ponen en peligro el ecosistema de la zona. La directora regional de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), la costarricense Grethel Aguilar, quien se reunió hoy en la capital con organizaciones ecologistas panameñas aliadas, dijo que debe hacerse una evaluación de impacto ambiental de cuál fue el daño por el derrame ocurrido en Bocas del Toro. Añadió que la evaluación es importante para las eventuales medidas de mitigación y compensación a las comunidades afectadas, privadas de la posibilidad de la pesca artesanal por el accidente. El gobierno prometió ayuda humanitaria a los afectados, luego de que éstos protestarán por tres días en la capital. Aguilar señaló que 'realmente el derrame de petróleo fue en una área muy importante y de mucho valor ecológico' como lo es la Bahía de Chiriquí Grande en Bocas del Toro, limítrofe con Costa Rica. La directora general de la UICN, Julia Marton-Lefévre, añadió que a nivel internacional siempre se generan opiniones sobre estos casos, y que en el próximo Congreso Mundial de la Naturaleza que tendrá lugar en Barcelona (España), del 5 al 14 de octubre de 2008, 'seguramente vamos a hablar de este tipo de problemas'. El accidente ocurrió el pasado 4 de febrero, cuando la nave M.T.Petrosvsk, de bandera de Liberia, derramó más de 5.000 barriles de petróleo en la Bahía de Chiriquí Grande mientras bombeaba el crudo. Se originó debido a un daño en una de las válvulas del sistema de carga hacia la boya de abastecimiento en el oleoducto que opera la empresa estadounidense Petro Terminales Panamá S.A. (PTP). Afectó una zona de más de 700 hectáreas en el área marina y a unas 54 comunidades, que representan otras 200 hectáreas, según los afectados. Estas comunidades demandaron a seis empresas trasnacionales por 500 millones de dólares por los daños y perjuicios ocasionados por el derrame y otros 37 millones de dólares por los costos del juicio. Marton-Lefévre, quien concluyó hoy una gira de dos días a Panamá, visitó Bocas del Toro y también expresó su preocupación por los proyectos inmobiliarios y turísticos que se realizan en esa zona. La líder ambientalista húngara dijo que se deben 'introducir reglas y leyes (para reglamentar estos proyectos) porque si no este territorio, tan importante no sólo para Panamá sino para el mundo entero, va a desaparecer'. Expresó que las comunidades deben organizarse para que este desarrollo que viene del exterior no acabe con el agua y los bosques. Reconoció que 'estos problemas son muy complicados en todo el mundo', porque cuando hay 'grandes inversionistas que prometen mucho dinero es muy difícil resistir'. La UICN se reunió con el comité panameño de esta organización, integrado por cerca de una docena de grupos ecologistas, para revisar los proyectos que tiene con el grupo Alianza Bocas-Talamanca en esta zona. Entre los proyectos destaca el plan de ordenamiento territorial de la isla de Bocas del Toro, que será de gran ayuda para la conservación y desarrollo de su biodiversidad y diversidad cultural, dijo, por su parte, Gretel Aguilar. El programa alianzas de la UICN se desarrolla en regiones transfronterizas de Panamá-Costa Rica, Costa Rica-Nicaragua y El Salvador-Guatemala. La iniciativa reúne los esfuerzos de pequeños productores, organizaciones de bases comunitarias y gobiernos locales para el desarrollo sostenible de sus comunidades.

Descarga la aplicación

en google play en google play