Escúchenos en línea

Salvadoreños se abren paso en Belice como pujantes pequeños empresarios

MiPunto.com. Desde Belice. | 1 de Julio de 2007 a las 00:00
Son una comunidad considerada muy grande en Belice, son los aproximadamente 50.000 salvadoreños que residen en distintos lugares de este país donde muchos, poco a poco, han ido progresando y se han transformado en pujantes microempresarios en áreas del turismo. En la Isla San Pedro, en los cayos norteños de Belice en la zona del Caribe, unos 2.000 salvadoreños se han instalado desde hace muchos años, una pequeña porción de tierra donde habitan cuando menos unas 10.000 personas, pues ni las autoridades del lugar saben con certeza el número de habitantes. El salvadoreño Concepción Ramírez, de 57 años, llegó a instalarse a la Isla San Pedro hace cinco años, aunque ya tiene 20 años de estar en Belice y de haber dejado su tierra natal El Salvador. "La guerra civil que tuvimos en El Salvador (1980-1992) me sacó a Belice, quería irme a Estados Unidos pero mejor me vine acá. Al principio me costó adaptarme, no conseguía trabajo, luego me dediqué a trabajos de construcción hasta que quise trasladarme aquí a San Pedro con unos ahorritos que hice", narró Ramírez a la AFP. En la isla, Ramírez, quiso poner su propio negocio y lo hizo: con unos 40.000 dólares beliceños (20.000 dólares americanos), que pudo ahorrar como trabajador de construcción, se compró una pequeña casa a la orilla del mar en San Pedro y un microbús que transformó en taxi, y tal fue su suerte que hasta consiguió esposa en el lugar. El hombre salvadoreño, de cuerpo delgado y un gran bigote, se casó al poco tiempo de estar en la isla con Adela Esperanza Pocasangre, de 51 años. Ella vive en la isla desde hace 10 años, pero tiene 23 años fuera de El Salvador. Concepción y Adela Esperanza, que es propietaria de una pequeña tienda de ropa en San Pedro, aseguran que su vida "ha sido dura y difícil alejados de sus familiares". El hombre tiene a su familia en El Salvador, en el nororiental poblado de Ilobasco y la mujer en la occidental ciudad de Santa Ana. "Yo extraño a mis hermanos y a todos en mi familia, pero éste sacrificio que he hecho me ha servido para salir adelante en la vida y seguir pensando como superarme más", asegura Adela Esperanza, quien junto a su esposo ahora planean establecer un negocio de renta de carritos golf para que los turistas se puedan trasladar en la isla, pues ese es el medio de transporte más común de los visitantes. En la isla, otros salvadoreños están dedicados al turismo con negocios como pequeños bares, tiendas de ropa o de alquiler de equipos de buceo, restaurantes o como propietarios de taxis. Fuera de la Isla, en la capital beliceña de Belmopán, distante unos 25 km de Belize City, la antigua capital que perdió ese estatus desde poco más de dos décadas luego que un huracán la devastó, los salvadoreños son muy reconocidos por su laboriosidad y porque son muy numerosos: se estima que al menos unos 30.000, de los 50.000 que hay en todo el país, viven en la zona de la capital. En Belmopán se encuentra un lugar llamado "Valle de Paz", es una enorme zona residencial donde únicamente viven salvadoreños con sus familias y donde muchos son empleados de comercios, hoteles o fábricas, y otros son microempresarios. La salvadoreña Victoria Fuentes, de 48 años, es una de las residentes de "Valle de Paz" y es una mujer de rostro desenfadado, le gusta bromear y es amante de comer abundantemente, sus 97 kilos de peso lo confirman. Fuentes, de piel trigueña y vibrantes ojos color verde, es propietaria de un restaurante y una sala de belleza en pleno centro de Belmopán, negocios que pudo instalar con ayuda de su esposo, el beliceño Chris Garver, con quien se casó hace unos 12 años. "Aquí los compatriotas nos conocemos muy bien, hablamos de lo que pasa en el país pues nos enteramos por las noticias o por el Internet, y cada quien piensa cosas distintas, yo por ejemplo quisiera volver al país, pero mi esposo y mis hijos están aquí, además, y gracias a Dios, he logrado salir adelante, hoy ayudo un poco a mi familia en El Salvador", aseguró Fuentes. Fuentes es originaria de la norteña ciudad de Chalatengango en El Salvador y también, como la mayoría de sus compatriotas que se encuentra en Belice, abandonó el país durante la época de la guerra civil.

Descarga la aplicación

en google play en google play